Fabricando Fantasías

¡Bienvenidos, bienvenidos! Al mundo donde nadie tiene fantasías.

¡Bienvenidos, bienvenidos! Al mundo donde nadie tiene fantasías.Sólo con un suspiro uno puede oler a que sabe la vida. Sólo con una oportunidad podemos llegar a trascender en el escenario que soñemos.Y aquí estaré yo todos los sábados describiendo mis vísceras y mis pacotillas. Mis encantos e intimidades deportivas. Aquí estaré todos los sábados en el portal que fabrica esas fantasías ausentes del entorno global de esta suciedad. Semana a semana brotará mi vanidad y mi mitomanía. Sacudiré el balance general de mi subjetividad por una cuartilla que intente hacer alguna extraña conexión entre mi narrativa y los afamados lectores. Las historias serán pactadas entre la agenda, los resultados y los típicos fracasos de mi nación deportiva. Pero por eso estamos aquí, un puñado de jóvenes que quieren hacer nuevas fantasías. En mi caso a veces con soberbia humilde para describir lo que nos pasa en el riñón cada que Ana no llega en primer lugar, cada que el representativo de béisbol salga positivo en el dopaje, cada que nuestros cochinos directivos no hagan bien su chamba y cada que nuestra holgazanería nos gane. En fin, espero cumplir con el reto de que todos los sábados los cibernautas de mediotiempo al llegar a la sección de Más Deportes y al darle click al nombre de Enrique Beas se encuentren con fantasías. Así de meloso. Así de irónico. Así de simple. Fantasías.       Un día como estos prendemos el televisor y vemos ya los anuncios nacionalistas de una soberana identidad tricolor. El máximo ejecutivo laborando su primer informe o desinforme, creo que ya nos acostumbramos a todo ese discurso político de bienes y más bienes. Héroes que sacien nuestros sabores amargos de nuestras propias ausencias. Osaka, Japón el recinto perfecto para los amantes de las estadísticas y las glorias de una dama que recalque la grandeza de nuestra historia revolucionaria. Segundos que hacen diferencia y prohibiciones para jamás entender de principio a fin que los humanos buscamos esos simples segundos de motivación para hacerlo diferente. De nuevo pusimos el despertador para verla volar. Siempre hemos creído que ella no corre, siempre la hemos visto bella; y siempre, sea el resultado que sea la veremos como la reina del Atletismo. Héroes. ¿Héroes? Entró en cuarto lugar en su cuarto mundial. Venía de ser la campeona de los Panamericanos. Recordamos Paris, Edmonton y Helsinki. Siempre puntual a la cita, no importaban sus lesiones o sus chismes de entrenadores. Llegaba a la justa para ganarla. ¿Cuántos hacemos esto? ¿Cuántos salimos con la cara en alto después de haber embriagado a nuestros deseos? ¿Cuántos? Christine Ohuruogu con 49.61 seg y Nicola Sanders con 49.65 seg, ambas de Gran Bretaña y Novlene Williams sumando 49.66 seg de Jamaica llegaron antes que ella. Osaka fue para nuestro discurso sólo el entrenamiento para algo que te pertenece Ana, para algo que deberás cosechar y trabajar para lograr: el oro Olímpico. Sé que en el plano de los críticos y de las realidades convencionales está muy lejos de eso, pero quién mas que Ana podría enseñarnos de nuevo que para ganar hay que crear fantasías. Ana Gabriela Guevara me dijo que los triunfos se hacen fabricando fantasías. 

La Barra 90.9 sábados 1pm en la ciudad de México 90.9 fm. Para todo el cibermundo www.ibero909radio.com. Porque no todos escuchamos lo mismo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas