Revoluciones Atléticas

¡Bienvenidos, bienvenidos! Al mundo de las extrañas batallas contra el tiempo.

¡Bienvenidos, bienvenidos! Al mundo de las extrañas batallas contra el tiempo.

Miremos de nuevo el contrato establecido en los acontecimientos de nuestra vida. Veamos que las estructuras convencionales de supuestos y patrones medievales han sido relevadas por intelectuales y deportistas; por comunicadores y literatos; por monjas y prostitutas. El despertador suena para quererlo tumbar de un madrazo que aniquile el ruido madrugador de las batallas cotidianas. Ahí es donde nacen valientes que formulan nuevas preguntas, nuevos textos y nuevas batallas contra el Gobierno.

Las clases de la SEP nos enseñaron que esta nación fue construida por un puñado de guerreros que rompieron los esquemas y las reglas de los virreinatos, de las dictaduras y del PRI. Los medios de comunicación nos mostraron los avances de la patria que ha soñado en ganar de vez en cuando, algún título de reconocimiento en los deportes. La sociedad atañe esos fracasos diarios y las malpasadas horas trabajando en esperanzas atléticas de unos cuantos.

Los dictados de los docentes generan riesgosas reflexiones cuando nos metemos al mundo de las ideas. Jamás me educaron con la cabeza abajo. Siempre creía que la revolución es un proceso catártico de la evolución del hombre. Una regenerada significación que busque un desarrollo y mejores oportunidades.

Hoy el mundo deportivo de México ha visto ya la primera señal de esa batalla con estandarte. Se ha definido el campo de guerra para buscar revoluciones deportivas en este país. Nuestra insurgente Guevara ha dado por escrito el tratado de "Tordesillas Osaka" para limpiar la zona, para cortar cabezas tan corruptibles y penosas que han sumergido al atletismo en un deporte que ya no genera medallas para nuestro país, que ya no formulan sueños y oportunidades para nuestros atletas.

Ana ha levantado la voz para ser ella o ellos.

Tener a nuestra mejor heroína de las gramas y las velocidades o seguir con la flotilla del criollo Mariano Lara, líder de la Federación Mexicana de Atletismo y capitán desentendido de los deportistas que dan la cara por ellos y por su nación en las competencias mundiales. La trinchera se nubla para formar batallones. Unos defenderán al burócrata desprestigiando la actualidad de la saeta sonorense en su carrera personal contra el tiempo y la edad. Otros verán en Guevara al ideal de cambiar, de pelear por lo que queremos, por lo que soñamos, por lo que ganamos.

La lucha de poder apenas comienza en una de las tantas federaciones que ya deberían de ser inspeccionadas minuciosamente por la CONADE, por el COM, la CODEME y las promesas de nuestro poder ejecutivo en manos de Felipe Calderón. Es hora de iniciar nuestra revolución. Las piezas están movidas, los sucesos históricos y las desigualdades sociales deportivas existen. Es hora de creer en las convicciones, en las metas y en las medallas. Es hora de creer en el talento nacional y destruir la eterna mafia política deportiva. Es hora de introducirse con Ana Gabriela Guevara en las Revoluciones Atléticas.      

La Barra 90.9 sábados 1 pm en la Ciudad de México 90.9 fm. Para todo el cibermundo www.ibero909radio.com Porque no todos escuchamos lo mismo.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas