Cumbre idealizada

¡Bienvenidos, bienvenidos! Al mundo donde las ideas son despreciadas, las rutinas y holgazanerías bendecidas y la academia-deporte a veces mal visto (o entendido).

¡Bienvenidos, bienvenidos! Al mundo donde las ideas son despreciadas, las rutinas y holgazanerías bendecidas y la academia-deporte a veces mal visto (o entendido).  Una prudente cachetada. Una discreta patada en la zona de la entrepierna. Un ligero jalón de greñas. Al final todo sigue igual, sin quejarse de las verdades y los malos resultados. Incertidumbre y poco análisis.

Al mundo donde nos hacen falta los titanes de verdad y las construcciones que no sólo sean de cemento, se nos olvida que hay humanoides beisboleros metidos en una gigantesca industria que ya no pertenece a la televisión de blanco y negro, ni tampoco a la afición de pipa y guante con ligeros cigarrillos para evitar el cáncer pulmonar.

A mitad de semana muy cerca del World Trade Center del Distrito Federal se presentaron "Las memorias de La Cumbre del Béisbol Mexicano" con un excelente CD interactivo. Un trabajo que empezó hace no más de 9 meses en la cabeza de unos amigos. Después del torneo veraniego y de un intenso trabajo de campo en la materia de investigación se ha hecho una consultoría con nivel de alto voltaje. Diversos agentes en disciplinas académicas detonaron una verdadera constitución de posibles respuestas y soluciones para el afamado "Rey de los Deportes".

Increíble que el dichoso juego de las inteligencias no quiera ser visto con inteligencia. Bárbaro el nivel de reflexión de aquellos que culpan sólo al futbol como ente que acapara el imaginario colectivo para practicar o seguir un deporte. Catastrófico el seguir creyendo que la televisión es la caja estúpida que te dice a que hora debes de ir al baño a defecar. Inédito que sigamos teniendo miedo de encarar a los libros, al conocimiento, a los estudios, a las aulas, a la preparación colectiva y no individual, a la razón, a la ciencia y las procesos necesarios del ser para saber.

No quiero ser un idealista de la época filosófica después del Renacimiento. Tampoco ese periodista pedante y mamón por haber leído unos cuantos autores que hablaban de medios y sociedad. No tengo ganas de ser interpretado como el junior de la universidad de paga, que le han dado todo sus padres para leer y no "trabajar". Me da miedo ser juzgado como el ente que se perdió en el mundo de las ideas para jamás vivir el planeta de las acciones. Pero después de la presentación de "Las Memorias de la Cumbre del Béisbol Mexicano" me entra la incertidumbre de lo… qué haremos con él CD interactivo.

¿Cuántos de todos los enterados y personas que tienen el CD no saben usar una PC (por que no se lee en mac)? ¿Cuántos quieren seguir con el mismo modelo de culpar a la "manipuladora" televisión y al deporte de las patadas? ¿Cuántos directivos de la Liga Mexicana y del Pacífico se sentarán a ver que sus números rojos pueden ser convertidos en negro? ¿Cuántos periodistas cambiaremos nuestras narrativas para convertir en titanes a los atletas del diamante, con buenas crónicas, excelsas noticias, magníficos reportajes? ¿Cuántos colegas del medio no les darán miedo intentar la creación de un deporte con más conocimiento, con más desarrollo en las reflexiones y críticas como en el primer mundo? ¿Cuántos estaremos dispuestos a dejar atrás la famosa batalla entre los medios de comunicación y la academia; las universidades y el deporte espectáculo?

Es mas ¿Cuántos terminaron mi pedante y seudo reflexiva columna? En fin, parece que hoy amanecí solamente sensible. Diría mi amigo Joan Sebastian: "sencillamente es que me amaneció nublado y el cielo gris, el cielo gris siempre me pone el corazón sentimental, sentimental".

La Barra 90.9 sábados 1 pm en la Ciudad de México 90.9 fm. Para todo el cibermundo www.ibero909radio.com Porque no todos escuchamos lo mismo.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas