Privada realidad

Para los que no estén enterados: las horas han marcado un escándalo en la máxima categoría del emparrillado universitario en México. La historia no es tan difícil, ya que expone la privada...

Para los que no estén enterados: las horas han marcado un escándalo en la máxima categoría del emparrillado universitario en México. La historia no es tan difícil, ya que expone la privada realidad en la que hace 13 años este deporte vivía en la nula competencia de dos ideologías que revelan la incertidumbre de varios encargados de hacer una Liga tan dispareja e injusta de raíz.

La ONEFA se ha dividido con muchas dudas en sus formas pero con un fondo tan legal que la próxima campaña se vivirá en dos frentes, la división de los 6 grandes (por no llamarla TEC) y la Conferencia del Centro, donde están principalmente maniatados por las instituciones de mayor prestigio internacional educativo del país: IPN y UNAM.

¡Bienvenidos, bienvenidos! Al mundo de las eternas peleas sociales y las pocas revoluciones consumadas. Donde la tierra ha dejado de ser para quien la trabaja y es para quien la compra y la explota.

La privada realidad ha dejado huella en el imaginario de los escenarios, de las puestas en escena voraces de palizas que dan pena cuando nos dedicamos a narrar o comentar los deportes. La vida como tal te pone juicios de valor que hoy destapan la poca paridad en el mismo miedo de las instituciones públicas sobre las privadas. La otra razón es aquella en donde los gastos provocan derramas a cada institución de miles de pesos que a veces no se tienen en los largos viajes y con pocos aparatos publicitarios que en verdad traten de que esta disciplina con tradición norteamericana haga de sus juegos una lucha de gigantes atletas.

La privada realidad de aquellos que miden los dos metros y pesan los 120 kgs cuando enfrentan a los del centro con alimentaciones diferentes y entrenamientos completamente opuestos con la tercera parte de la estatura y peso. La culpabilidad de que este año no veamos a los 12 mejores equipos para practicar el futbol americano se debe a muchas razones que se pueden sintetizar como la lucha de por vida entre aquellos que son bienaventurados en sus mesas con amplias comidas y enfrente aquellos que deben pensar en estudiar, jugar o como hacer dinero para salir de la renta mensual de la casa.

La privada realidad de los pocos porcentajes y los escalofríos que dan al ver los números que dictan situaciones de desventaja entre esos dos mundos, entre esas dos visiones educacionales con becas que igualan una cantidad de 40 mil pesos semestrales y otros que doblegan turnos para comprar el equipo costoso de este deporte.

La privada realidad hoy deja a la ONEFA en el ojo del huracán, habrá más historia por delante, más posturas y reclamos, así como gente que entiende la decisión por el bienestar de que este deporte regrese a disfrutar de partidos emocionantes entre todos, pero sobretodo la necesidad de que en cuestiones de imagen y propaganda de nueva cuenta la UNAM o el IPN festejen en los medios con un campeón del deporte que tanto se jactan de jugarlo por tradición. El verdadero problema de hoy es y será la privada realidad social que se vive en este deporte.

Ojala y los responsables sepan lo que hacen y busquen las mejorías para el futbol americano y que no olviden que al fin de cuentas seguirá representando a un aparato de educación integral en estas instituciones. Esperando un día ser semillero de talentos para que dediquen sus fuerzas a sus sueños profesionales en el emparrillado o en las aulas.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas