Ficción = ¿?

Y allá vamos de nuevo, con osos pandas gigantes creyendo que son buenos, pero comen humanos, aunque irónicamente nosotros nos los comamos en forma de gomitas.

Y allá vamos de nuevo, con osos pandas gigantes creyendo que son buenos, pero comen humanos, aunque irónicamente nosotros nos los comamos en forma de gomitas.

Dragones que vuelan en las noches para besar sirenas y recatarse de que son moralinas por no prestar todo su cuerpo y sólo la parte de arriba. Sus pechos frondosos y suaves, listos para que en un lugar donde se combina el mar y el cielo, se genere la nueva concepción moderna de la China.

Un liguero de la chica y un ligero susurro en mi oreja. No escucho lo que dice, pero me la imagino como alma penando al tratar de que su esencia sobreviva después de la catástrofe vivida en el terremoto que colapso a la venidera anfitriona de la justa Olímpica.

La cuarta generación de los dragones que se cruzaban con sirenas, han sido los principales rescatistas de todas las ánimas que han estado vagando en la tierra amurallada. Esta especie ha salvado historias de vida que electrizan mi cuerpo, enmudecen mis sentidos y desprenden mis ficciones cuando en secreto y por las noches en mi cama me dicen sus realidades.

¡Bienvenidos, bienvenidos! Al mundo donde las horas para llegar a las verdades se tardan siglos, y para llegar a las ficciones se demoran filmes cinematográficos hollywoodenses.

Vicente Verdú, Escritor español, Periodista de talla en el diario ibérico "El País" (quien por cierto tiene un libro buenísimo y recomendado: El futbol, mitos, ritos y símbolos) en su obra El Planeta Americano, hace alusión a la cultura gringa que se ha credo a través de la ficción; entendiendo que la propia ficción nos aleja de la realidad vital, es decir, Star Wars no existe, pero une socialmente las narrativas de la nación de las barras y las estrellas en historias que jamás sus caudillos y su cultura se la haya heredado.

Los norteamericanos a su vez con el potencial económico que han ejercido después de la Segunda Guerra Mundial, han controlado muchos de los discursos y paradigmas de la aldea global, entre ellos: los Juegos Olímpicos (NO LO PUEDO EVITAR: o nuestra Liguilla, donde ha dejado fuera a la realidad del torneo, al que mejor jugó, para depositar en Semifinales al Monterrey, que entró como octavo de la Tabla, ADEMÁS, en paralelo esta el caso americanista donde su gente vive la ficción más grande de los estudios Chapultepec 18, con el caso de la Copa Santander Libertadores) que han entendido el consumo mundial para explotar las historias de atletas, lugares (a veces no lugares, según el término pos moderno arquitectónico), continentes, naciones, medios de comunicación, donde todos están vinculados en una gigantesca industria que cada cuatro años trata de posicionarse en la agendas mediáticas para enseñarnos como el lenguaje de Hollywood es casi perfecto, es casi irreprochable y detona ficciones al estilo de Hombres de Negro, Rocky, Bourne el Ultimátum, etc.

La pregunta es: ¿Cuántas historias en Beijing a partir del 8 de agosto consumiremos con el toque de George Lucas en su guerra de las galaxias entre el occidente y el oriente? ¿Cuántos dragones más seguirán conquistando sirenas para seguir su milenaria tradición de salvar penas en las tragedias? ¿Cuántos sábados escucharás www.ibero909.fm a las 13 horas para conversar del Olimpismo?

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas