¡¡¡Woa!!!

Un fuego intenso ha caído en la zona cero del cuerpo humano. El colapso es total, el manifiesto de siglos atrás es el mismo, la lucha constante entre el hombre y el mismo hombre. El fuego llegó...

Un fuego intenso ha caído en la zona cero del cuerpo humano. El colapso es total, el manifiesto de siglos atrás es el mismo, la lucha constante entre el hombre y el mismo hombre. El fuego llegó después de haber quemado a gran parte de la Tierra, pasó por montañas donde la luz no figura en igualdad del mundo capitalista, pero que siembra esperanzas en trincheras encontradas para olvidar la guerra. Surgen de todo el planeta, nacen en cunas distintas, su rutina jamás se comparte con la del señor Godinez, trabajan las mismas horas con sus cuerpos para encontrar la perfección que se nos ha dado, décadas de esfuerzo y segundos de anhelos.

El fuego intenso ha bajado de poder, su calor ha sido absorbido por cada uno de los 11 500 humanos que detuvieron su peregrinación en la tierra que estaba amurallada. Ahí los vimos a todos. Correr, saltar, nadar, caminar, luchar, pegar, tirar, jugar.

Todo después de un sueño. Qué difícil tarea del juglar que trate de caminar entre las líneas de los recuerdos inmortales para platicar lo que pasó con el fuego que llegó al Nido de Pájaro para colapsar al globo terráqueo. Pasmados todos con el hombre que caminó en el espacio a lado del sol y encendió el pebetero. Incrédulos políticos que no entendieron el beso entre las atletas de Georgia y Rusia en la misma disciplina compitiendo por el ideal de la paz, cuando sus mandatarios eran responsables de 1400 muertos.

Pasmados otra vez todos, cuando el hijo de Poseidón regresó a la Tierra para alcanzar lo inalcanzable, los 8 metales dorados y abrazar sus ideales. Hasta el olvidadizo sabrá que existió Michael Phelps. Inagotables los kenianos  y africanos que dominan el medio fondo, el fondo y toda prueba de resistencia, no se cansan, así como en sus países corren por sus vidas, aquí le gritan al mundo que corren por la igualdad. Asombrados con el poderío de la nueva Dinastía China, esa que no necesita de emperadores, murallas y soldados, sino de atletas, de hombres y mujeres que ganaron casi todo, que dominaron la gimnasia, el tenis de mesa, la halterofilia, los clavados y todo deporte que practicaron.

Yelena Isinbayeva, mujer que más allá de su melódica belleza en la partitura femenina, salta para tocar una vez más el cielo, llora para tocar sus sentimientos y ríe para avisar que nuevamente ha ganado. El equipo del sueño que regresa a la duela para explicarnos que con saltar no basta, para ganar habrá que hacer magia y eso Kobe lo sabe, al igual que Messi y la batalla que tenía que ganar enfrente de la verdeamarelha, para después vengar y refrendar el honor del Oro. Inalcanzable cuando entiendes que la Delegación de Jamaica entrenó con el viento, rompió todos los registros y hoy es la isla más rápida del mundo. De alto "Boltaje".

Memo Pérez y María Espinosa gracias por cantar el Himno Nacional Mexicano nuevamente y ahora en un tatami. Tatiana y Paola, también gracias por su Bronce. Pasmados otra vez todos, por ver ganar la primer Medalla de Afganistán; por ver a los hombres que levantan todo; por vibrar con los puños de los cubanos en un ring y las patadas de los coreanos en un tatami. Los cariocas y norteamericanos que se enfrascaron en grandes duelos de voleibol, coreanos que no respetaron el último año del béisbol, al ganar la afrenta a los cubanos.

Un "Mutante" que ya es el mejor del mundo en el deporte blanco y lo festejó con el Oro, Nadal fue intratable. Por los hombres y mujeres que caminaron los 50 kms, los 20 kms; corrieron el maratón y antes del desmayo, prefirieron levantar las manos. El fuego intenso ha desaparecido entre la "Torre del Recuerdo", se refugiará en la tierra y esperará cuatro años más para encender Londres, para quemar el odio y la desigualdad, para prender de nuevo la fiesta olímpica.

Aquí estaremos, sin importar el medio en el que laboremos. ¡Ahí estaremos!, para seguir con ese gran reto del juglar que describirá las gestas de humanos distintos. Por ahora, también apagaremos el espacio periodístico en Medio Tiempo. Gracias por este gran año de comunicación en los temas de Más Deportes, hacemos una pausa y habrá sorpresas. Un servidor espera el nuevo reto después de haber hecho el sexto aro, el mejor registro y la gran fiesta Olímpica. (www.labarraolimpica.com)

¡Bienvenidos, bienvenidos! Al mundo que sintió por 18 días el fuego de los Juegos Olímpicos.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas