Juan Manuel Rotter

Juegos Olímpicos 2020

Miércoles 20 de Marzo del 2013



Tres ciudades se disputan la posibilidad de albergar los Juegos Olímpicos de Verano en 2020, Tokio, Estambul y Madrid en la última fase para la decisión final que se votará en la Asamblea General del Comité Olímpico Internacional a llevarse a cabo en septiembre en la Ciudad de Buenos Aires.
 
El proceso para definir una sede olímpica nueva empieza nueve años antes de que se lleve a cabo el evento, al primer año se reduce la lista a tres candidatas y con siete años de anticipación se define al ganador en base a una evaluación del documento presentado ante el COI y a una visita por parte de la Comisión de Evaluación del Organismo Internacional, mismo que ya ha revisado a Tokio y a Madrid, quedando pendiente la capital Turca.

Es cierto que organizar unos Juegos Olímpicos puede resultar una gran oportunidad de proyección turística mundial de la Ciudad desde que se es candidata, sin embargo también lo es y existen muchos ejemplos, que las ciudades que han sido sede, han generado una gran deuda pública y privada interna, con infraestructura poco funcional (elefantes blancos), tal es el caso de Atenas en Grecia, quizá como el más grave de los últimos tiempos.

Derivado de lo anterior, hoy el Comité Olímpico Internacional y los países que compiten por llevar a cabo el máximo evento deportivo a nivel mundial, buscan proyectos sustentables, realistas y apegados a los estándares mínimos requeridos. Tokio y Madrid llevan ventaja, al estar en países que ya han organizado en el pasado los Juegos, 1964 y 1992 respectivamente, además de que Japón también ha sido organizador de los Juegos de Invierno en Sapporo 72 y Nagano 98, además la experiencia de haber sido recientemente ciudades candidatas en procesos anteriores, les permite pulir detalles que consideran fueron claves en que la decisión no haya sido en su favor. 

Por otro lado, es cierto que España vive una severa crisis económica, con un alto porcentaje de desempleo y que podría considerarse una locura invertir por un evento que representa un costo importante, aún así, la estrategia se centra en la buena opinión pública de la población para atraer el evento, se habla del 80% de aceptación, sumado a que la propuesta implica invertir sólo en el 20% de la infraestructura deportiva requerida, remozando y acondicionando la actual, logrando desde mi punto de vista minimizar la situación actual, por la proyección futura para los próximos siete años.

En lo personal me inclino por Madrid para organizar los Juegos en el 2020, he tenido la oportunidad de conocer la capacidad de organización de los Españoles, desde Barcelona en el 92, como de otros eventos internacionales de gran magnitud y considero que cumplen a cabalidad con los requisitos, su desarrollo deportivo se debe también al trabajo paralelo para contar con protagonistas dentro de los eventos que se lleven a cabo en su país, un ejemplo a seguir sin duda. 

En México se tenía como proyecto por parte del COM en su planeación estratégica organizar unos Juegos Olímpicos antes del 2020, Guadalajara estuvo cerca de alcanzar esa posibilidad en dos ocasiones para los Juegos de la Juventud, sin embargo no se logró. Desconozco si habrá interés de parte del COM y la CONADE para diseñar una nueva candidatura para el 2022 en los Juegos de la Juventud o quizá ir por los Grandes del 2024, falta mucho, pero son proyectos que se deben planear con mucha anticipación, ¿les gustaría que se buscarán?. 

Twitter: @jmrotter



Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios