Pagando el precio más alto

Uno de los momentos más amargos, el que nos recuerda que el Automovilismo Deportivo implica grandes riesgos.

Uno de los momentos más amargos, el que nos recuerda que el Automovilismo Deportivo implica grandes riesgos, lo hemos vivido tras el múltiple accidente ocurrido en el óvalo de Las Vegas, accidente que infortunadamente costó la vida de Dan Wheldon. En un extremo afán mercadológico, el director de la serie Indycar, Randy Bernard, creo un esquema que contemplaba entregar un premio de 5 millones de dólares al ganador de la carrera final de campeonato que se correría en Las Vegas. Sin embargo, aunque se hizo mucho ruido, la convocatoria resultó poco atractiva para los pilotos internacionales y finalmente, Dan Wheldon fue escogido para correr por esos 5 millones, que compartiría con un aficionado en partes iguales si ganara el evento. Wheldon, considerado un fuerte candidato a ganar la carrera, había ganado ya este año, por segunda ocasión, las 500 Millas de Indianápolis, su única carrera en el año hasta que corrió en Kentucky dos semanas antes de Las Vegas como preparación para lo que terminó en tragedia. Por supuesto, la difusión ha sido tan amplia como son difundidos este tipo de sucesos y por medios que de otra forma no le dan el mínimo espacio al Automovilismo Deportivo. La generación de morbo a través del amarillismo periodístico tuvo su “Field Day”. Pero hay otro lado de la moneda y es el que abre la puerta para que en un futuro las cosas puedan cambiar y la vida de este magnifico piloto y gran ser humano no sea una pérdida inútil.

Paul Tracy dice que tenemos que ver hacia el futuro. Que hay un nuevo auto para el 2012, uno que quizá pueda ayudar a que los autos no se enllanten, pero el problema de los óvalos en estas situaciones parece ser el alambrado que circunda los óvalos sobre los que corre la Indycar y NASCAR. No obstante que los autos de NASCAR son cerrados y tienen una jaula protectora, cuando vuelan por un contacto y se van sobre la alambrada, esta los empieza a destrozar. Si esto sucede con uno de estos autos, imagínense lo que pasa con un auto tipo Fórmula. Ejemplos ya los tuvimos con los impresionantes accidentes de Kenny Brack, Mike Conway y el que costo la vida a Jeff Krosnoff, aunque este fue una combinación de alambrada con poste y se trató de un circuito temporal, pero el efecto destructor fue el mismo. Tras volar y chocar contra la alambrada, el auto de Wheldon perdió el “roll bar” y su cabeza sufrió un golpe extremadamente violento que acabo costándole la vida. Tracy dice que los autos son bastante seguros pero que habrá que revisar la cuestión de las alambradas protectoras. Pero también dice que a la saga de la muerte de Dan Wheldon, su esposa le ha pedido que se retire. Ashley Judd agradeció públicamente al equipo que está probando el auto para el 2012 que cancelaran la prueba que iba a hacer su esposo, Dario Franchitti, en sustitución de Dan Wheldon. Las emociones y los sentimientos avasallan, atormentan e invitan a reflexionar. Tracy dice que ha estado ahí, que lo ha visto todo y ha hecho todo, pero lo que vio el domingo pasado es terrible. Comenta que es la primera vez que ve algo así tan cerca y que no le gustaría volverlo a ver, pero también dice que como piloto sabe cuales son los riesgos cuando sale a la pista. Mario Andretti les dijo a los pilotos un día después, que si piensan que este negocio no es peligroso están en el deporte equivocado. Sabemos, dijo, cuales son los riesgos, sabemos que hay peligro, somos buscadores de emociones fuertes, todos enfrentamos los riesgos en la pista y este deporte no es para cualquiera. Pero también dijo que estaba sorprendido de que no hubiese más pilotos lastimados seriamente como consecuencia del accidente y que en una pista tan bien equipada en cuestiones de seguridad, fue muy infortunado que Wheldon haya pasado apenas por encima de uno de los muros conocidos como SAFER. El gran Mario dice también que no hay necesidad de reaccionar negativamente contra los diseños de los autos o de los circuitos como resultado de la muerte de Wheldon; que es un testimonio a las medidas de seguridad implementadas por las autoridades que la mayoría de los pilotos salgan ilesos de tan horribles accidentes. Sin embargo, esto nunca será 100 por ciento seguro, siempre existe la posibilidad de que se presente una situación como esta. Así que tan trágico, indeseable e infortunado que ha sido este accidente, lo que se debe hacer es buscar las lecciones que puedan ayudar al deporte en el futuro. Se tienen que analizar todos y cada uno de los aspectos del incidente y ver que se puede hacer para mejorar y que se puede hacer para que sea diferente. No es algo que se pueda olvidar sin hacer algo para remediarlo. Por mi parte, también empezaría a pensar en la creación de una Superlicencia como la que existe en la Fórmula Uno. A Indycar llegan pilotos con excelente palmarés, pero también llegan pilotos con dinero y apoyo que no tienen lo que se necesita par correr ahí, poniendo en peligro su vida, pero más importante, la de otros pilotos. Esto también se tendría que analizar, aunque no con la rigidez de crear una Superlicencia, en todas las categorías del deporte. Hay muchos seudo pilotos que no tienen nada que hacer en este. Dan Wheldon deja a Susie, con quien se casó en el 2008 y a sus dos hijos: Sebastian, nacido en el 2009 y Oliver, nacido en marzo de este año. Trabajar para eliminar la mayor cantidad posible de riesgos, es lo mejor que se puede hacer para que la muerte de Dan Wheldon no sea inútil.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas