Blog US Open 4

Nalbandián no está gordo. Es un obeso. Hace mucho que no veía a un jugador de tenis tener tantos kilos de más como el argentino. Pero su rival de hoy, Gael Monfils, no está aprovechando esa...

Nalbandián no está gordo. Es un obeso. Hace mucho que no veía a un jugador de tenis tener tantos kilos de más como el argentino. Pero su rival de hoy, Gael Monfils, no está aprovechando esa ventaja como debería. Mientras estoy escribiendo esto está ganando 5-2 en el primer set pero, en lugar de hacer correr a su pesado rival es él quien se desplaza por toda la cancha buscando la pelota.

Antes estuve viendo el fin de una de las grandes historias del Torneo. Flavio Cipolla era el 142 del mundo antes de entrar al certamen. Es más, ni siquiera debía estar aquí. Perdió en la fase de clasificación pero fue repescado por la lesión del ruso Mikhail Youzhny. Su nombre salió en un sorteo y le permitieron jugar.

El italiano no sólo se presentó en el Torneo sino que empezó a ganar partidos. Hoy, se enfrentaba en tercera ronda contra el décimo jugador del mundo, el suizo Stanislas Wawrinka. Durante dos sets, Cipolla siguió su cuento de hadas. Ganó 7-6 y 7-5 con un estilo digno de jugador de Challengers: tiros altos con mucho topspin, reveses cortados y ritmo semilento.

El partido iba en camino a la mayor sorpresa del draw varonil. Pero su prestigioso rival se recuperó y terminó ganando en cinco sets escalofriantes. Una lástima, aunque la simpatía que uno podría tener por el italiano se esfumó cuando, inexplicablemente, se negó a darle la mano al suizo. Lástima. La moraleja aquí es que, si él lo hizo ¿por qué uno de los mexicanos no puede? Quizá sea problema de mentalidad.

Hoy también jugó Rafael Nadal. Ganó al serbio Victor Troicki, de nuevo con algunos sustos. Como de costumbre en este Torneo, el español no parece llegar en su mejor forma. Rafa nunca ha pasado de los Cuartos en este certamen y en la próxima ronda enfrentará al mejor de los nuevos talentos estadounidenses, el veloz Sam Querrey. Será la primera verdadera prueba para el número uno del mundo.

De regreso al Nalbandián-Monfils. Es evidente que el argentino tiene más talento, el problema es que cada vez que se tiene que estirar por una pelota su panza se lo impide. Acaba de perder el primer set 6-3 y su futuro no se ve prometedor.

En el draw femenino las Williams demuestran que difícilmente habrá jugadora que se les ponga enfrente. Han ganado cada partido caminando mientras sus principales rivales pierden o ganan inundando la cancha en sudor. La única que parece capaz de hacerles frente es Dementieva, que está agarrando un segundo aire en su carrera.

Tengo que irme ahora, mañana les contaré una historia muy divertida sobre Gael Monfils, uno de los jugadores que más parece disfutar el tenis y al que da más gusto ver. El francés terminó de arrollar al gordito Nalbandián en tres sets y ahora enfrentará a James Blake en un partido que promete echar chispas.

Además, en principio debutará el "Tiburón" Ramírez en el draw juvenil, ojalá que su lesión lo deje.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas