Bajar de peso en 2016

Es el propósito de millones de persona y aquí tienes algunos consejos para lograrlo y sentirte mejor.

¿Cuántos años has pasado por lo mismo? "Quiero bajar de peso, quiero verme bien y sentirme más ligero para correr". Te entiendo y, aunque cuesta trabajo, no tiene por qué ser tan complicado. Hoy quiero darte los siguientes consejos para que, ahora sí, cumplas tu objetivo.

1. Que tu meta sea realista y concreta. Si estableces objetivos fuera de tu alcance, nunca lo lograrás. Recuerda que todos somos diferentes, y que para bajar de peso influyen muchos factores como la edad y la genética. Tú ya te conoces. En lugar de decir: "quiero ser delgado", mejor proponte: "voy a bajar medio kilo a la semana hasta alcanzar mi peso ideal" ó "quiero volver a ponerme la ropa que antes me quedaba". Si tus metas son concretas, será mucho más fácil llegar a ellas.

2. Comprométete. La meta es contigo mismo, no vas a competir con nadie más, sin embargo, sí necesitas un compromiso. No lo pienses, mejor anótalo, ya sea en un papel que puedas conservar o publícalo en tus redes sociales. Por otro lado, puedes contárselo a un amigo o familiar, incluso es mucho más fácil seguir con éxito un plan de alimentación si cuentas con su apoyo.

3. Ten presente que vas a tener errores. Todos los tenemos, pues somos humanos y podemos caer en tentaciones. De hecho, puedes llegar a desesperarte. Comiendo bien y corriendo te sentirás mucho más activo, ligero y saludable durante todo el día, sin embargo, los cambios en tu cuerpo tardarán un poco más en notarse. ¡No pierdas la constancia! De lo contrario, nunca verás los beneficios y tampoco te motivarás. Si despiertas con dolor de piernas por tu rutina de ayer ¡vete a correr! Nunca lograrás un cambio si no te esfuerzas.

4. Retos pequeños, grandes logros. No es fácil cambiar hábitos de un día para otro, y más cuando los tenemos desde que éramos niños. Si te cuesta mucho trabajo, ponte metas por semana, y verás que los cambios pequeños, en unos meses, te volverán una persona saludable. Algunos ejemplos de retos serían:

• Cambiar el agua de sabor por agua natural. • Desayunar todos los días. • Ir a correr al menos 4 días a la semana. • A la hora de la comida, iniciar siempre con un plato de ensalada o verdura.

5. Piensa en tu premio. No tiene nada de malo recompensarnos a nosotros mismos. Yo te recomiendo que tu recompensa te la des únicamente si logras mantenerte durante todo el año, por ejemplo, podría ser: comprarte ropa nueva, irte unos días a la playa, correr un maratón en el extranjero, o darte el gusto que siempre has querido y no lo has hecho. A veces somos como niños, pero si un premio nos motiva a portarnos mejor, es muy válido ¿no crees? Así que piensa cuál puede ser el tuyo y, ¡adelante!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas