¿Están listos para los Juegos de la Prosperidad?

El inconsciente popular chino asegura que los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 serán los de la prosperidad. Hace un tiempo mientras comía con un amigo chino y mis dedos se tropezaban con los...

El inconsciente popular chino asegura que los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 serán los de la prosperidad. Hace un tiempo mientras comía con un amigo chino y mis dedos se tropezaban con los palillos en cada intento por llevar un poco de arroz a mi boca, me atreví a confesarle el retraso de edad que sentía cada que intentaba aprender su idioma.

Entre las complicaciones de ejercitar la vida en mandarín, lengua en la que sueñan más de mil millones de personas, empecé a enumerar lo difícil que es comprender un nuevo sistema de escritura, tanto leerlo, como escribirlo y pronunciarlo. A su vez que el método de aprendizaje es holístico, o sea que no tiene orden. Un día aprendes a decir nueve y tres semanas después el uno, y un día antes ni hao. 

Mi amigo con el que hablo lento, a su vez me confesó que para él lo más complicado del español, además de la conjugación y la R, que la pronuncian como L, es el doble sentido que utilizamos los latinos. 

Con lo poco, muy poco que he aprendido de mandarín, le dije que eso es poca cosa con lo que nosotros tenemos que lidiar, pues si bien tenemos doble sentido, ellos tienen cuatro, cuatro tonos para cada palabra, y el cambio de musicalización gutural te puede hacer decir cosas que no quieres.

Se lo ejemplifique con el número cuatro que es como un tabú para ellos. El 4 "si四" con un ligero cambio de tono, significa muerte. Es un número que trata de evitarse en los pisos de los edificios, en los vuelos de los aviones y cuartos de hotel. Simplemente es un número cabalístico.

De inmediato él me aseguró que tenía razón, que los chinos eran tan listos porque aprendían el mandarín antes de los tres años y por eso a alguien se le ocurrió que en Zhong Gou, "el centro del mundo", (eso significa China en chino), los primeros Juegos Olímpicos que organizarán caerán justo el 8 de Agosto del 2008, y por si fuera poco el fuego comenzará arder a las ocho de la noche.

¿Casualidad? ¿Destino? ¿Superstición china? ¿Filosofía confuciana? Lo cierto es que los Juegos de Beijing iniciarán cuando en las agendas chinas se lea: "ba 八" "ba 八" "ba 八". "Ba 八" es el número de la suerte porque el cambio de tono rima con la palabra prosperidad.

Pero ahora, a menos de un año de iniciar el suceso mundial que llena de fuerza a todos los países, y que no es el dinero ni la guerra ni siquiera el sexo, sino el deporte, China necesitará más que el número de la suerte para recibir los Juegos Olímpicos, apenas los terceros en Asia.

A lo lejos, desde este otro lado del mundo, pareciera que de aquí a la fecha de la prosperidad el Gobierno Chino debe lidiar e imponerse a la naturaleza de un tsunami que le arrastra cuestionamientos de toda índole.

Desde acusaciones a la violación de los derechos humanos, caminando por la independencia del Tibet y Taiwán, hablando de la contaminación de Beijing, cuidando la salubridad de alimentos y medicinas.

Además de las recientes acusaciones por su cerrado apoyo al régimen de Sudán, responsable del genocidio en Darfur, a cambio de petróleo. En este punto el propio Steven Spielberg, convocado para integrar el equipo de asesores artísticos de Beijing 2008, anunció que renunciaría a su cargo si China no endurece su posición frente a Sudán.

¿A todo esto qué me dicen del comportamiento de los ciudadanos chinos? Pues bien, los malos hábitos como escupir, fumar en lugares públicos, tirar los desperdicios en la calle, meterse a la cola, empujar, gritar al hablar por celular, se tratan de erradicar y aparecen entre muchos otros puntos en el manual de etiqueta que todo chino deberá ejecutar durante los 15 días de los Juegos Olímpicos.

Pero bueno, parece que no es para tanto, creo, por lo inteligentes, unidos y buenas personas que son los chinos, ellos mismos encontrarán una solución, o al menos un paliativo a cada uno de estos problemas, y seguirán adelante en su propósito de organizar los mejores Juegos de la historia. 

Por lo pronto construyen las instalaciones olímpicas que desde ahora preocupan a Londres de cómo superarlas, remodelan la ciudad y se gastan un presupuesto de 40 mil millones de dólares.

A menos de un año, y cuando tu reloj marca AM y el de ellos PM, y viceversa, en China insisten que están listos para albergar los Juegos Olímpicos de la Prosperidad.

http://www.youtube.com/watch?v=1XOkYTzMHWc

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas