Rosique

Ilusiones británicas

Jueves 12 de Julio del 2012



Londres, Inglaterra.- Es un verano de grandes horizontes para los fanáticos británicos. Hace apenas una semana, esta isla tenía inflamado el corazón con la idea de que el escocés Andy Murray pudiese ganar el Torneo de Wimbledon y terminar, por fin, con las siete décadas y media de sequía para los tenistas locales en la rama varonil. Murray luchó  como un auténtico león, pero no pudo ante un colosal Roger Federer, quien a los 30 años está teniendo un “segundo aire” que lo ha llevado de vuelta al primer lugar de la clasificación mundial.
 
Las lágrimas de Murray, al terminar el partido en la cancha central, se convirtieron en un momento inolvidable y de gran inspiración para los millones de televidentes que seguimos la transmisión de la BBC. Murray no sólo reconoció la superioridad y nobleza de su rival, sino -con micrófono en mano- se disculpó con los aficionados que los apoyaron durante todo el torneo y les dijo que gracias a ellos, era más fácil soportar la presión que supone jugar en Wimbledon. 
 
Una vez concluida la frustrada aventura de Murray, los aficionados de esta isla se han enganchado al Tour de Francia. Resulta que en 99 ediciones de “La Grande Bucle” jamás un ciclista británico ha conquistado el título absoluto. Sólo once corredores de esta nación han ganado etapas, y la mejor actuación individual es el cuarto lugar general que alcanzó Bradley Wiggins en el 2009. Es justamente, Wiggins, un multimedallista olímpico y especialista en pruebas contrarreloj, el que hasta la etapa 10 de la presente edición, porta el “maillot jeune” y parece estar en la forma adecuada para defender el liderato general del Tour en las etapas de montaña. 
 
El ciclismo británico está viviendo, posiblemente, el mejor momento de su historia. Hace cuatro años, en Beijing 2008, la Gran Bretaña se colgó 13 medallas olímpicas, 12 de ellas en la pruebas de pista. De esas 13 medallas, ocho fueron de oro y tres las ganó el imponente Chris Hoy, quien fue elevado a la categoría de “Sir” por la Reina de la Gran Bretaña. No hubo equipo más dominante en el velódromo que el británico y Bradley Wiggins estuvo ahí para ganar los 4000 metros Persecución Individual y la misma prueba también por equipos. 
 
Wiggins intenta estos días ganar el Tour para después tratar de redondear un verano histórico en los Juegos Olímpicos. Lo mejor es que además de Wiggins, los británicos cuentan con el mejor sprinter del mundo, Mark Cavendish, el descomunal cerrador, que ha conquistado 21 etapas del Tour de Francia en su carrera y que también estará en Londres 2012 buscando medallas en la ruta y en la pista. 
 
Así es como los fanáticos de esta isla se entretienen en lo que comienza una cita que han esperado durante siete años. Andy Murray volverá de nuevo a las canchas de Wimbledon para buscar ahora una medalla olímpica en el tennis; Bradley, Hoy, Cavendish, y compañía serán grandes protagonistas del velódromo y la ruta. Aunque no se expresa abiertamente, la Gran Bretaña se ha propuesto alcanzar el tercer lugar del cuadro de medallas en Londres 2012, para terminar sólo por debajo de Estados Unidos y China, y por delante de Rusia y Alemania. Lo único que parece hacerle falta a los fanáticos de esta nación, es que el futbol por fin les de una satisfacción. Inglaterra se ha quedado corta las últimas cuatro décadas, habrá que ver si el “Team GB”, una selección que incluye ingleses y galeses, y dirigida por Stuart Pearce, a quien en su época como defensa del Nottingham Forest y la Selección lo apodaban “Psycho”, es capaz de conquistar una medalla en el torneo olímpico y provocar que este verano sea perfecto. 

*Te invito a seguirme en Twitter: Antonio_Rosique 


Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios