¿Quién voltea la mirada hacia Cuemanco?

En la pista olímpica de remo y canotaje, "Virgilio Uribe", se preparan dos de los grandes deportistas que tiene México en la actualidad: Everardo Cristóbal Quirino, de canotaje, y Patrick Loliger.

En la pista olímpica de remo y canotaje, "Virgilio Uribe", se preparan dos de los grandes deportistas que tiene México en la actualidad: Everardo Cristóbal Quirino, de canotaje, y Patrick Loliger, en remo. No tienen los mismos reflectores que otros atletas porque no son deportes que venda la televisión. No obstante, ambos podrían hacer historia en los Juegos de Londres calificándose a la gran final de sus respectivas disciplinas.

Dos atleta opuestos sociológicamente hablando, pero con el mismo objetivo de trascender en los Juegos Olímpicos. Compartiendo las aguas de uno de los lugares más hermosos del Distrito Federal, la pista de Cuemanco.  

La carta de presentación de Everardo es uno de los resultados más formidables que ha tenido el deporte mexicano en toda su historia, cuando en 2006 sorprendió a propios y extraños al conquistar la medalla de oro en el Campeonato Mundial de Canotaje de Szeged, Hungría. Por supuesto, se llevó de calle la votación para ganar el Premio Nacional de Deporte de ese mismo año.

El origen humilde del lanchero de Urinden, Michoacán, fue motivo de múltiples historias de color y publicidad desmedida. No era para menos la victoria de Cristóbal. 

Se esperaba una medalla olímpica en Beijing 2008; sin embargo, el trabajo físico de Everardo no estuvo a la altura del psicológico. Problemas etílicos, según comenta gente cercana al deportista, lo llevaron casi al retiro del canotaje. 

Hoy, su entrenador rumano George Simionov afirmó, con una sonrisa llena de esperanza, que estamos ante "el mejor Everardo de la historia". Disciplinado y maduro, con el objetivo firme de estar en la Final de Londres 2012. Cristóbal Quirino a sus 26 años de edad "podría ser la gran sorpresa de México en Juegos Olímpico", sin decirlo claramente, el instructor piensa que no es imposible una medalla.

Y es cierto, pues se observa a un Everardo con hambre de triunfo, y el mismo Cristóbal Quirino nos relató que el matrimonio y el nacimiento de su hijo le cambio la vida. Sabe que parte de su futuro radica en un buen resultado en Juegos Olímpicos. 

Trabaja profesionalmente como atleta de alto rendimiento y deberá seguir el camino del deporte para ganarse la vida, sino como canoísta, sí, quizá, como entrenador. Una medalla olímpica cambiaría todo el curso de su futuro, de lo contrario tendrá que exprimir esa medalla mundial por el resto de su vida.

En otro mundo socialmente distinto vive Patrick Loliger, surgido del Club España, estudiante de una de las mejores escuelas de México, como el Tecnológico de Monterrey. 

Sacándole provecho a su calidad como deportista, Patrick obtuvo una beca universitaria y en este momento también levanta la mano como uno de los grandes del deporte de nuestro país.

Patrick buscará ser el primer remero mexicano en disputar una final Olímpica. Lo más cercano a un podio en estas instancias deportivas fue el séptimo lugar conseguido por Joaquín Gómez, en Barcelona 1992, o el octavo alcanzado por el conjunto integrado Roberto Retolaza, Arcadio Padilla, Jesús Toscano y David Trejo en México 1968.

Loliger  llegará a Londres con 27 años de edad, según los estudiosos es el tiempo perfecto de madurez para un remero que lleva una trayectoria desde infantil. En otras palabras, Patrick está listo para las Grandes Ligas.  Sus antecesores como los mejores de México en este deporte, Rómulo Bouzas y Miguel Gómez, en la década de los noventa, a los 25 años ya estaban retirados de la disciplina. Nunca se supo hasta donde pudieron llegar.

Y, efectivamente, Loliger está en el mejor momento de su carrera deportiva, tanto en cronometraje como en resultados. Así como un trabajo de gimnasio muy intenso. Obtuvo medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, pero, sobre todo, está el gran momento cuando buscó su boleto Olímpico en Tigre, Argentina en marzo de este año, derrotó a domicilio a uno de los grandes de América Latina, Santiago Fernández, cuarto lugar en Atenas 2004.

Un líder nato en el equipo de remo, Loliger no se conforma con las enseñanzas que le puedan dar sus entrenadores. Margarita Klapp, ex Presidenta de la Federación Mexicana de Remo, comentó que siempre le impresionó la forma como Loliger se relaciona en su entorno, cómo estudia a los rivales y al mismo tiempo cómo se hace amigo de ellos en buena lid. 

También la manera en que los diversos entrenamientos y novedades tecnológicas le puedan aportar a su trabajo. Alabó su ímpetu.

Para José Alfredo Aguilar, también ex Presidente de la Federación, quien observó el paso de Patrick de infantil a juvenil, afirmó que siempre le emocionó la pasión del remero y el apoyo de su madre por llevarlo a entrenar y darle todo para que siguiera una carrera deportiva y universitaria. Destacó su comportamiento y valores éticos que van de la mano con los triunfadores.

Patrick dice que no hay mañana en que despierte y no se vea en un podio olímpico, agradece a todos los entrenadores que ha tenido, sobre todo, al argentino Osvaldo Borchi, quien le hizo ver que tiene mayores alcances de los que él suponía para competirle de tú a tú a los mejores.  

Remo y Canotaje. Dos deportes que muchas veces son confundidos entre sí por el público en general. Los canoístas dicen, en un plan humorístico, que los remeros van para atrás y ellos para adelante, que esa es la principal diferencia.

Lo cierto es que son disciplinas de una máxima exigencia física y nuestra nación tiene a dos grandes deportistas perdidos entre los canales de Xochimilco, buscando el camino que los lleve a lo máximo que puede aspirar un atleta....El Olimpo. 

Habrá que echar una mirada de vez en cuando a Cuemanco. "El sur también existe".

Te invito a seguirme:

 
Twitter @carlos8a8a
Mail: cochoa@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas