Se requiere maestría

He tenido la oportunidad de ofrecer cátedra en la Maestría de Dirección y Gestión de Entidades Deportivas de la Universidad del Valle de México por cerca de tres años.

He tenido la oportunidad de ofrecer cátedra en la Maestría de Dirección y Gestión de Entidades Deportivas de la Universidad del Valle de México por cerca de tres años, donde han pasado muchos alumnos, pero muy pocos de los que actualmente se dedican a la administración deportiva en puestos de dirección tanto a nivel público o privado. Lo anterior me lleva a pensar en la imperiosa necesidad en desarrollar un programa para profesionalizar el ámbito deportivo en todos sus frentes, el administrativo, técnico, operativo y de las ciencias aplicadas. Para justificar lo anterior solo basta con adentrarnos a las recientes problemáticas que se han dado en diferentes especialidades deportivas en sus procesos para calificar a Londres 2012 y el lento desarrollo de la actividad física y deporte que tiene actualmente el país. Se requiere de maestría para administrar y liderar un deporte y no hablo necesariamente de tener estudios de postgrado, si no de la habilidad de considerar todos los elementos para la mejor toma de decisiones y que esta tenga objetivos precisos, ambiciosos y a la vez justos hacia las personas a quienes se dirige. También se requiere de capacidad en el manejo de crisis, ya que cuando una decisión se sale de lo planeado, se debe dar golpe de timón y recuperar rápido el rumbo, evitando al máximo un desgaste y efectos nocivos que permitan continuar en el camino correcto hacia la meta. Por otro lado se requiere también de profesionales a tiempo completo, que puedan ser remunerados de acuerdo a su capacidad, experiencia y la potencial aportación en su gestión, ya que en muchos casos hoy en día los líderes del deporte mantienen su actividad como honorífica, de segunda o tercera prioridad laboral. En el tema de los seleccionados de taekwondo a Londres 2012, no cuestiono la decisión, finalmente era el resultado del complejo proceso establecido con anticipación, sin embargo sí lo hago en el manejo llevado a cabo, mismo que causó gran impacto negativo en los medios y mucha controversia. Reitero, se requiere maestría, para que las decisiones sean avaladas, adoptadas y sin cuestionamientos por ningún grupo, llámense los atletas, entrenadores, otras organizaciones o los propios medios de comunicación, en éste caso se dejo crecer la posibilidad de tomar en consideración otros elementos para justificar la inclusión de atletas con mejor ranking y luego se bajo esa misma con elementos de indisciplina, al final tres semanas después,  todo quedó como debía ser desde el inicio, lo que nos lleva a pensar en lo innecesario de tanto tiempo. Apelo de nuevo a los tiempos de campaña, donde hasta este momento poco o nada se ha hablado de planes para la actividad física y el deporte como compromisos hacia la siguiente administración, por tanto, ojala se ponga en la agenda la formación y especialización a los profesionales de la industria del deporte y que se predique con el ejemplo designando los próximos liderazgos de acuerdo a un perfil ideal acorde a las necesidades de desarrollo de la actividad física y el deporte en el país. ¿Ustedes que piensan?

Twitter: @jmrotter

Facebook: rotterjm

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas