Ser anfitrión olímpico no es sinónimo de éxito en el medallero

Cada cuatro años la elección de una nueva sede olímpica es motivo de júbilo y alegría para la población de la ciudad y el país que son escogidos. Albergar unos Juegos Olímpicos es un honor que...
 Cada cuatro años la elección de una nueva sede olímpica es motivo de júbilo y alegría para la población de la ciudad y el país que son escogidos. Albergar unos Juegos Olímpicos es un honor que pocos pueden presumir.
Ciudad de México -
  • Sólo en 9 de las 26 ediciones de los JO, el anfitrión ha ganado el medallero
  • San Luis 1904 tuvo la mejor actuación de un anfitrión con 78 Oros, 82 Platas y 79 Bronces

Cada cuatro años la elección de una nueva sede olímpica es motivo de júbilo y alegría para la población de la ciudad y el país que son escogidos. Albergar unos Juegos Olímpicos es un honor que pocos pueden presumir. La infraestructura que se construye para satisfacer un evento de esta magnitud, la derrama económica resultante, o la exposición mundial que recibe la ciudad sede, son sólo algunos de los beneficios que se pueden aprovechar. Sin embargo, en el plano deportivo, el organizar unos Juegos Olímpicos no se traduce automáticamente en un dominio del medallero. Aunque varios países han aprovechado la oportunidad de organizar unos JO para colocarse en la cima del medallero, o en su defecto para cumplir con una actuación histórica, algunas delegaciones simplemente no han cumplido con las expectativas de competir en casa. De esta forma, mientras países como Estados Unidos, la ex Unión Soviética o China han aprovechado su localía para mostrarse como líderes del medallero, otros como Canadá o México no han podido colocarse siquiera entre los 10 primeros sitios. Esta tendencia se ha agudizado en los últimos años, pues de las 9 ediciones en que el país anfitrión fue el mejor en la justa deportiva, 5 de ellas fueron antes de 1936.  Durante las primeras cinco ediciones de los Juegos Olímpicos, el país sede fue quien consiguió el mayor número de preseas de oro, o al menos aquel que consiguió más medallas, sin importar el color del metal, durante la competencia. En Atenas 1896 Grecia fue el segundo lugar general con 10 oros, 17 platas y 19 bronces. Aunque el país mediterráneo fue superado por los Estados Unidos con 11 metales dorados, los europeos consiguieron 46 preseas por 20 de los norteamericanos. En las siguientes tres ediciones París 1900, San Luis 1904 y Londres 1908, el país anfitrión dominó la competencia en el número de medallas de oro y en total de medallas. Para Estocolmo 1912, Suecia fue superada por los Estados Unidos, pero finalizó en primer sitio en el total de metales conquistados. Finalmente, en Amberes 1920 fue la primera vez que la nación sede no finalizó en el primer sitio de ninguna de estas categorías. Bélgica fue quinto lugar general y cuarto en el total de preseas con 14 oros, 11 platas y 11 bronces. Los Juegos de Amberes también cerraron un ciclo en el que las primeras seis sedes fijaron actuaciones históricas. Grecia, Francia, Estados Unidos, el Reino Unido,  Suecia y Bélgica, no han podido superar lo que consiguieron cuando albergaron los Olímpicos por primera vez. Francia se convirtió en el primer país en ser sede de la justa mundial dos veces cuando organizó los JO de París 1924. Sin embargo en esa ocasión se tuvo que conformar con ser el tercer lugar en el medallero. Para Amsterdam 1928, Holanda consiguió 6 oros, 9 platas y 4 bronces, lo cual le valió para quedarse con el octavo sitio del medallero. A pesar de ser una buena actuación en el momento, los Países Bajos superaron esta actuación en Sydney 2000, cuando conquistaron 12 metales áureos. Estados Unidos, volvería a organizar los Juegos en 1932 (Los Angeles), 1984 (Los Angeles) y 1996 (Atlanta). En las tres ocasiones fue el ganador del medallero, pero no ha logrado superar lo obtenido en San Luis. Para 1936 el régimen nazi de Alemania recibió la oportunidad de organizar en Berlín los VII Juegos Olímpicos. Los teutones lo aprovecharon y finalizaron en el primer lugar del medallero y fijaron la mejor actuación alemana en la historia de los Juegos. En los primeros JO después de la Segunda Guerra Mundial, Londres volvió a ser nombrada sede, y fue la primera vez en la historia en que el país anfitrión quedó fuera de los 10 primeros lugares en el medallero. El Reino Unido obtuvo 3 oros, 14 platas y 6 bronces que le valieron para el duodécimo sitio. Durante las siguientes cuatro ediciones, Helsinki 1952, Melbourne 1956, Roma 1960 y Tokio 1964 el país sede no pudo fijar un récord en su actuación olímpica, pero en todos los casos se mantuvo dentro de los primeros ocho lugares del medallero. En México 1968 nuestro país estableció su mejor actuación en unos Juegos Olímpicos hasta la fecha. Sin embargo, las 9 medallas que se obtuvieron (3 oros, 3 platas, 3 bronces) son el menor número obtenido por una delegación anfitriona. Para Montreal 1976 se vio la peor actuación para un país sede, pues Canadá se convirtió en la única sede en no conseguir medallas de oro. El 'país de la hoja de maple' se conformó con 5 platas y 6 bronces. En contraste, los Juegos Olímpicos de Moscú 1980 vieron una actuación dominante por los locales. La Unión Soviética aprovechó la ausencia de varios países entre los que destacaron los Estados Unidos, quienes 'boicotearon' los Juegos por razones políticas. La URSS sumó 80 medallas de oro, 69 de plata y 46 de bronce para establecer el récord de cualquier delegación soviética o rusa.  Finalmente, en los últimos 25 años y seis Juegos Olímpicos, sólo Estados Unidos en Atlanta 1996 y China en Beijing 2008 lograron ocupar la primera posición del medallero. En este mismo periodo España fijó su mejor actuación histórica en casa en Barcelona 1992.  

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×