Brasil 67, Gran Bretaña 62; complicada prueba para brasileños

La selección brasileña sufrió mucho más de lo esperado para derrotar a Gran Bretaña por 62-67, en la segunda jornada del torneo olímpico de baloncesto, hasta el punto de que a falta de cuatro...
La selección brasileña sufrió mucho más de lo esperado para derrotar a Gran Bretaña por 62-67, en la segunda jornada del torneo olímpico de baloncesto, hasta el punto de que a falta de cuatro minutos los anfitriones dominaban en el marcador.
 La selección brasileña sufrió mucho más de lo esperado para derrotar a Gran Bretaña por 62-67, en la segunda jornada del torneo olímpico de baloncesto, hasta el punto de que a falta de cuatro minutos los anfitriones dominaban en el marcador.
(Reuters) -
  • El partido se disputó ante 9,389 espectadores en el Basketball Arena de Londres

La selección brasileña sufrió mucho más de lo esperado para derrotar a Gran Bretaña por 62-67, en la segunda jornada del torneo olímpico de baloncesto, hasta el punto de que a falta de cuatro minutos los anfitriones dominaban en el marcador. Brasil no empezó mal, sino peor. A los cuatro minutos ganaba por 0-4 y al final del primer cuarto perdía por 11-4, tras anotar 2 de 12 tiros de dos y ninguno de los ocho triples que lanzó. Pocas veces unos pequeños datos numéricos pueden ilustrar la poca concentración de un equipo que pareció salir a disputar un partido de trámite. Confiado en su superioridad, Brasil se relajó. Dio el partido por ganado de antemano y los anfitriones se les subieron a las barbas. Jugó con fuego y a punto estuvo de quemarse. El “español” Dan Clark fue el encargado de poner a los británicos con el marcador por primera vez  y anotó los primeros seis puntos del 11-0 que Gran Bretaña consiguió en 6 minutos. Tras el aviso, Brasil tuvo que empezar a reactivarse sobre la marcha, pero le costó tiempo y esfuerzo. Las energías que pensaba ahorrar tuvo que gastarlas con intereses para acabar marchando al vestuario en el descanso con empate a 27. Y pudo haber sido peor, porque los británicos creyeron en sus posibilidades y dieron mucha más guerra de la prevista. Con el marcador equilibrado, Brasil, ahora sí, salió a disputar un partido de veinte minutos. Apretó en defensa, no menospreció al rival y se encontró con un equipo británico que a base de buenos tiros mantuvo la paridad hasta el minuto 27, 42-42. Teóricamente era cuestión de tiempo que la mayor calidad de los brasileños fuera decantando la victoria y el 43-48 de final del tercer periodo pareció un anticipo, aunque Gran Bretaña apretó los dientes y volvió a situarse por encima en el marcador, 51-50 (min.33) y 57-56 (min.36). En el momento de la verdad, el mayor poso como equipo y la mayor experiencia de los sudamericanos decantó un partido en el que Brasil estuvo jugando con fuego.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×