Úkhov estuvo a punto de ser descalificado al perder su camiseta

El ruso Iván Úkhov, que se proclamó la noche del martes Campeón Olímpico de salto de altura, reconoció este dmiércoles que estuvo a punto de ser descalificado tras perder misteriosamente la...
 El ruso Iván Úkhov, que se proclamó la noche del martes Campeón Olímpico de salto de altura, reconoció este dmiércoles que estuvo a punto de ser descalificado tras perder misteriosamente la camiseta con su nombre.
Londres, Inglaterra (Reuters) -
  • El ruso está muy agradecido a su compatriota, que no pudo lograr una Medalla

El ruso Iván Úkhov, que se proclamó la noche del martes Campeón Olímpico de salto de altura, reconoció este dmiércoles que estuvo a punto de ser descalificado tras perder misteriosamente la camiseta con su nombre.

"La camiseta desapareció sin dejar rastro. Siempre la coloco en la bolsa tras cada salto y en esta ocasión no la encontré en el lugar habitual", dijo a la prensa rusa.

Úkhov, que no dio opción a sus rivales al saltar a la primera los 2,36 y 2,38 metros, reconoció que su compatriota, Andréi Silnov, Campeón Olímpico en Beijing 2008, le salvó al prestarle su camiseta.

"Tenía miedo de que me descalificaran por no ponerme el uniforme apropiado, pero todo salió bien. Fue simbólico que ganara el Oro con la camiseta de Silnov. Supongo que Andréi al ser el Campeón me dio buena suerte", apuntó.

El ruso está muy agradecido a su compatriota, que no pudo lograr una Medalla, y también a los jueces, que esperaron a que encontrara una prenda de repuesto. Úkhov, Campeón Mundial y europeo en pista cubierta, protagonizó en 2008 en un certamen atlético en Lausana una gran polémica al competir bajo los efectos del alcohol, imágenes que dieron la vuelta al mundo gracias a Youtube. Según la prensa, el ruso estaba deprimido tras haberse quedado fuera del equipo que competiría en los Juegos Olímpicos de Beijing, además de haber sido abandonado por su novia y entrenador.

Tambaleándose, con dificultades para quitarse el chándal, incapaz de atarse los cordones y contra los consejos de los propios jueces, que se dieron cuenta rápidamente de su estado ebrio, Úkhov intentó superar el listón situado en 2,38. Finalmente, tras quitarse de encima a un juez y realizar a duras penas la carrera de aproximación, pasó el listón, pero por debajo, entre los abucheos del enojado público, incidente que le costó una reprimenda de la IAAF y de la federación rusa. Úkhov se redimió definitivamente de esa "vergüenza", como la definió el entonces entrenador jefe ruso, al colgarse ayer el Oro en Londres.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×