Suecia volverá a pelear por el Oro doce años después en handball

La Selección sueca volverá a pelear por el Oro doce años después de su última Final olímpica, tras imponerse hoy por 26-27 a Hungría en una Semifinal en la que el portero Mattías Andersson se...
La Selección sueca volverá a pelear por el Oro doce años después de su última Final olímpica, tras imponerse hoy por 26-27 a Hungría en una Semifinal en la que el portero Mattías Andersson se convirtió en el gran protagonista.
 La Selección sueca volverá a pelear por el Oro doce años después de su última Final olímpica, tras imponerse hoy por 26-27 a Hungría en una Semifinal en la que el portero Mattías Andersson se convirtió en el gran protagonista.
Londres, Inglaterra (Reuters) -
  • Mattías Andersson fue factor en el encuentro

La Selección sueca volverá a pelear por el Oro doce años después de su última Final olímpica, tras imponerse hoy por 26-27 a Hungría en una Semifinal en la que el portero Mattías Andersson se convirtió en el gran protagonista.

Un héroe inesperado, como la presencia de la propia Suecia en la gran Final, dado el irregular momento por el que atraviesa el conjunto nórdico, que apenas hace un mes quedó fuera del próximo Mundial de España, tras caer en las eliminatorias clasificatorias ante Montenegro.

Golpe que hoy compensaron y con creces los Kallman, Ekberg, Doder o Kim Andersson, que tratarán de conquistar el próximo domingo en la capital británica el Oro que se le resistió a la mítica Selección sueca de los noventa, de la que los eran parte los actuales técnicos Staffan Olsson y Ola Lindgren.

Dos leyendas vivas del handball sueco y mundial que tendrán la oportunidad de tomarse la revancha de las tres Finales olímpicas consecutivas -Barcelona 92, Atlanta 96 y Sydney 00- que perdieron, gracias al portero Mattías Andersson, un habitual secundario.

El encuentro de hoy pareció un día de reivindicaciones, ya que si Andersson, demostró estar en condiciones de competir con Johan Sjostrand, el héroe de Suecia en los Cuartos de Final, por el bando húngaro el guardameta Roland Mikler también salió dispuesto a discutir la primacía de Nandor Fazekas.

De hecho, el espectacular arranque de Mikler permitió a los magiares albergar la esperanza de protagonizar una escapada, que el igualado marcador, se encargó pronto de demostrar que era totalmente falsa.

El buen trabajo del guardameta húngaro no encontró la colaboración de la estrellas húngaras, pues ni Csaszar, ni Mocsai, ni mucho menos Laszlo Nagy, que cerró en blanco la primera mitad, fueron capaces de rendir al nivel esperado.

Una circunstancia que dejó el ataque húngaro en manos de lateral Barna Putics, otro habitual secundario, que con sus goles mantuvo a flote en la primera parte a un errático conjunto húngaro, que recordó más al que cayó goleado ante España en la primera fase, que al que derrotó a Islandia en los Cuartos.

Una falta de claridad ofensiva, que se tornó la oscuridad más absoluta, cuando, paradójicamente, todo parecía más favorable para Hungría, que gozó de hasta seis minutos de superioridad numérica en el tramo final de la primera mitad, tras las exclusiones de Tobias Karlsson, en dos ocasiones, y Fredrik Petersen.

Seis minutos en los que los de Lajos Mocsai no sólo no aprovecharon su ventaja numérica, sino que terminaron un parcial de 3-6, que permitió llegar a Suecia al descanso con una ventaja de tres tantos (12-15).

Una renta, que pese al empeño del central Gabor Csaszar, que, por fin, despertó en la segunda, y de Nandor Fazekas, que pese a la buena primera de su compañero sustituyó a Mikler en la segunda parte, los nórdicos lograron conservar (21-24) al llegar los últimos diez minutos de partido.

Tramo final en el que Suecia pareció quedar noqueada con la baja del central Dalibor Doder, que tuvo que abandonar lesionado la pista una vez superada la mitad del segundo parcial, lo que permitió a los magiares reengancharse (23-24) a un partido que pocos minutos antes parecían tener perdido.

Pero Hungría volvió a pagar en los cinco minutos finales el mal partido de sus astros, que parecieron esquivar la responsabilidad, dejando que fueron los extremos Gergo Ivancsik, que estrelló un lanzamiento en el larguero, y Gergely Harsanyi, que vio como Mattias Andersson detenía un balón imposible, los que asumieron los riesgos.

Toda una temeridad ante el estado de "combustión" en el que ya había entrado Mattías Andersson, que con su parada a Harsanyi encarriló a poco más de un minuto del final, un triunfo que se encargó de rubricar (26-27) Kim Ekdahk du Rietz con un último gol para los suecos.

 

FICHA TÉCNICA:

26 - Hungría: Mikler; Harsanyi (3), Nagy (-), Schuch (-), Ilyes (3), Zubai (2) e Ivancsik (3) -equipo inicial- Fazekas (ps), Csaszar (8, 4p), Mocsai (1), Putics (5), Laluska (-), Vadkerti (-) y Lekai (1)

27 - Suecia: Mattias Andersson; Ekberg (6, 1p), Kim Andersson (5), Doder (1), Ekdahl du Rietz (4), Kallman (5) y Nilsson (1) -equipo inicial- Sjostrand (ps), Gustafsson (-), Jernemyr (-), Larholm (1), Karlsson (-), Jakobsson (-) y Petersen (4, 3p)

Árbitros: Geipel y Helbig (GER). Excluyeron por dos minutos a Schuch, Nagy y Putics por Hungría; y a Karlsson (2), Petersen (2) y Jernemyr por Suecia.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la primera Semifinal del torneo masculino de handball de los Juegos Olímpicos de Londres disputado en el Basketball Arena ante unos 12.000 espectadores.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×