Gran Bretaña sumó cinco metales pero no cumplió

El equipo de Gran Bretaña aspiraba en estos Juegos de Londres 2012 a ser el anfitrión más potente en vela en la historia olímpica y desbancar así a España, con la que comparte esta clasificación...
El equipo de Gran Bretaña aspiraba en estos Juegos de Londres 2012 a ser el anfitrión más potente en vela en la historia olímpica y desbancar así a España, con la que comparte esta clasificación desde Barcelona 92.
 El equipo de Gran Bretaña aspiraba en estos Juegos de Londres 2012 a ser el anfitrión más potente en vela en la historia olímpica y desbancar así a España, con la que comparte esta clasificación desde Barcelona 92.
Londres, Inglaterra (Reuters) -
  • Sí cumplió uno de los componentes de su flota, Ben Ainslie, que se ha convertido en el regatista olímpico más importante

El equipo de Gran Bretaña aspiraba en estos Juegos de Londres 2012 a ser el anfitrión más potente en vela en la historia olímpica y desbancar así a España, con la que comparte esta clasificación desde Barcelona 92, pero con un Oro y cuatro Platas no ha cumplido con las espectativas. España, en sus Juegos, logró cuatro Oros (Finn, Flyng Dutchman, 470 masculino y 470 femenino) y una Plata en la clase Europa, mientras que Gran Bretaña ha sido la mejor en las tres anteriores ediciones olímpicas. El equipo británico logró cuatro Medallas de Oro, una Plata y un Bronce en Beijing 2008; dos de Oro, una Plata y dos de Bronce en Atenas 2004; y tres Oros y dos de Plata en Sydney 2000.

Además, en los Juegos de 1908, también como anfitrión y con Londres como sede, Gran Bretaña obtuvo otro gran éxito en vela al ganar cuatro Medallas de Oro, una Plata y un Bronce.

En sus Juegos de 2012 y en sus conocidas aguas de Weymouth, los británicos aspiraban a pasar de la barrera de los cuatro Oros y ser la única anfitriona que lo ha conseguido en la historia, además de dejar a España como segunda, pero no sólo no lo han conseguido sino que han empeorados sus resultados con el oro y las cuatro platas. Sí cumplió uno de los componentes de su flota, Ben Ainslie, que se ha convertido en el regatista olímpico más importante después de revalidar en Londres 2012 la Medalla de Oro lograda en la clase Finn en Beinjing 2008. Ainslie cuenta en su carrera olímpica con cuatro Medallas de Oro y una de Plata y ha superado en esta clasificación al danés Peter Elvstrom, que acumuló cuatro oros en cuatro Juegos consecutivos, entre 1948 y 1960. El británico, con cinco metales, es el que mayor número de medallas tiene de vela en la historia de los juegos junto a dos brasileños, Torben Grael (dos Oros, una Plata y dos Bronces) y Robert Scheidt, éste después de llegar también a estos Juegos con cuatro subidas al podio y lograr ahora, junto a Bruno Prada, el Bronce en la clase Star.

Scheidt, en la clase Láser, logró Oro en Atlanta 1996 y Atenas 2004 y Plata en Sydney 2000, y en los pasados Juegos de Beijing 2008, ya en Star, sumó otra Plata también con Bruno Prada, que las une ahora a un Bronce.

El país gran triunfador en Weymouth ha sido Australia, una tradicional potencia en vela que llegó a Weymouth con diecinueve medallas en su historia, siete de ellas de Oro, y que se va con cuatro más, tres de Oro (Láser, 49er, y 470 masculino) y una Plata (Match Race-Elliott 6.) España, con sus dos Oros, el de Marina Alabau en RS:X y el de Támara Echegoyen, Ángela Pumariega y Sofóia Toro en Match Race-Elliott 6m., es la que después se ha subido más veces a lo alto de podio. La Delegación Argentina, por su parte, ha vuelto a salir de unos Juegos con Medalla, el Bronce logrado por el 470 masculino de Lucas Calabrese como patrón y Juan de la Fuente como tripulante.

Con ésta, los argentinos han sumado la novena Medalla en vela en la historia olímpica de su país, después de que la primera llegara precisamente también en unos Juegos Olímpicos de Londres, los de 1948, con una Plata en la clase 6 metros. En Italia 1960 se sumó el segundo metal en vela, otra Plata, en esta ocasión en la clase Dragón, y hubo que esperar hasta 1996, en los Juegos de Atlanta, para que la vela argentina volviera a tener un éxito olímpico con medallas, cuando logró otra Plata en la clase Mistral masculino, antecesora de la ahora RS:X. A partir de Atlanta, en todos los siguientes juegos la vela del país suramericano ha aportado metales al medallero olímpico y así en Sydney 2000 consiguió hasta tres, una Plata otra vez en Mistral masculino, un Bronce en la clase Europa y otro Bronce en el 470 masculino.

En la ciudad australiana, uno de los que ganó la Medalla en el 470 fue el tripulante Juan de la Fuente, ahora con Lucas Calabrese como patrón y entonces con Javier Conte.

En los siguientes Juegos, los de Atenas 2004, llegó un nuevo Bronce, en esta ocasión en Tornado, clase que repitió el mismo metal en los pasados Juegos del 2008.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×