Rudos contra técnicos

Lucharán de dos a tres caídas, sin límite de tiempo, en la esquina ruda Último Guerrero, en la esquina técnica, La Parka… bueno para empezar esta lucha creo que sería imposible que se diera...

Lucharán de dos a tres caídas, sin límite de tiempo, en la esquina ruda Último Guerrero, en la esquina técnica, La Parka… bueno para empezar esta lucha creo que sería imposible que se diera porque ambos pertenecen a empresas distintas. Pero esta conocida entrada la quería poner como ejemplo de lo que es la lucha libre, la lucha entre el bien y el mal, de la luz contra la oscuridad, o más bien era lo que representaba hace algunos ayeres, ya que todos los luchadores se dividían en dos bandos. Empecemos por el principio (como debe de ser),  la lucha libre representa de alguna forma parte de lo que es la vida, por un lado están los técnicos, los buenos, los que buscan seguir las reglas y ganar por su habilidad y oponerse a las adversidades, por otro lado los rudos, los malos, los que no les importa ganar como sea, con trampas, marrullerías, pero el objetivo es simplemente llevarse la victoria como sea, los no queridos, abucheados y que se llevaban las mentadas (recordando precisamente el día de las madres). En las películas siempre ganan los buenos, en la lucha libre no es así en ocasiones ante la sorpresa de todos los técnicos pueden llevarse dolorosas derrotas y el mal puede triunfar, como pasa en la vida. Por lo menos así se dividía hasta hace algunos años a los luchadores, la mayoría del público aplaudía al bueno y el malo era repudiado, pero con el paso del tiempo esto ha cambiado, en las arenas muchas veces ya se pueden ver a más aficionados que apoyan al bando rudo, tal vez porque se cansaron de ser el bueno, y se sienten más identificados con alguien con colmillo, que busca ganar como sea, tal vez y desgraciadamente vida cotidiana ya es representada en el cuadrilátero, con la horrible frase “el que no tranza no avanza”, o es una forma de simplemente de revelarse contra lo establecido y contra las normas impuestas, o simplemente es puro gusto y ya sin tanto análisis. Esos cambios en el público, ocasionó que muchas veces en las arenas el rudo ya no fuera abucheado como antes, siendo hasta en ocasiones más aplaudido que el técnico, y se convirtieran en un antihéroe, casos como Atlantis, Último Guerrero y  Mr. Niebla son ejemplos de este suceso. Además en Triple A se generó hace unos años un fenómeno curioso, el de un tercer bando, y no me refiero a los exóticos, si no a los Vipers que fue una agrupación que de misma forma atacaba a rudos como a técnicos, ahora ese lugar en la empresa lo ocupan los Bizarros que combaten a quien se les pone enfrente sin importar el bando. En Estados Unidos es más marcada la diferencia entre bandos, ya que el gladiador malo (heel en el país del norte) se esfuerza por caerle mal al público, no por su quehacer en el ring, sino también al momento de hablar y desarrollar su personaje, allá lo que buscan es el abucheo, no el aplauso, todo lo contrario al bueno (Face). Pero regresando a México,  la línea entre un luchador rudo y uno técnico en ocasiones se rompe, algunos técnicos para desquitarse a veces hacen trampa, algunos rudos siguen las reglas dependiendo del combate, tal vez se deberían de olvidar de bandos y simplemente dedicarse a luchar y dar un buen espectáculo sin importar quien está enfrente. En fin, les dejo una frase que mi amigo Gerardo Cuellar siempre dice respecto a este tema “Si el rudo hace trampa para ganar, está chido, si el técnico lo hace, son mamadas”. Sin más que decir me despido, nos leemos la próxima caída. Para cualquier duda, comentario o si simplemente quieren hablar de lucha libre, les dejo mi twitter, @apolovaldes PD: Aprovecho para mandar un saludo a Jonathan Figueroa, Efrain Olvera, Dr. Shav, Goldvillano, Dr. Landru, Enrique Yniesta, Krudemon, y toda la gente que platica conmigo en el Twitter sobre el mundo de las llaves y contra llaves, sus comentarios y aportaciones son muy valiosas para mí. PD2: También mando un saludo a todas las madres en su día, las cuales siempre están ahí para nosotros y a las cuales debemos reconocerlas y quererlas no sólo el 10 de mayo, sino todos los días del año.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas