La lucha libre ¿una religión?

Hace unos días me encontré en la red una frase que me agradó, aunque es un poco controvertida, "In Japan, it's a sport. In Mexico, it's religion. In Canada, it's life. In America, it's a joke".

Hace unos días me encontré en la red una frase que me agradó, aunque es un poco controvertida, “In Japan, it's a sport. In Mexico, it's religion. In Canada, it's life. In America, it's a joke”, la cual fue escrita precisamente por aficionados de Estados Unidos. Desde el momento que publiqué esto en las redes sociales la gente empezó a comentar, respecto al tema, muchos concordaban en lo de Japón y Estados Unidos, aunque algunos argumentaban que algunas empresas japonesas hacen la llamada lucha de fantasía o cómica, en el país vecino del norte hay empresas consideradas serias que realizan luchas al estilo tradicional. En Canadá muchos difirieron, ya que no hay empresas muy famosas, aunque sí lo son algunos de sus luchadores en el pasado y el presente. Pero el caso interesante es México, ¿Por qué nuestros vecinos ven a la lucha libre de nuestro país como una religión? En lo personal si fuera describirlo en una palabra, yo lo haría como tradición. Aunque el análisis de la palabra “religión” para este caso, podría significar lo que es para los aficionados y los mismos luchadores asistir a una función,  ya que es todo un ritual hacerlo, el luchador al momento de prepararse para subir a luchar se encomienda a Dios, nunca saben si será la última ocasión en que suban a un ring, por lo cual esto toma un tinte más espiritual, además la misma preparación se convierte de igual forma en algo que podría rememorarnos a los guerreros que se preparaban a combatir y antes de la batalla recibían la bendición. Por otro lado los aficionados también tienen sus rituales, desde la compra del boleto, de la máscara del luchador favorito y el entrar a la arena, donde no se cansan de apoyar a sus favoritos o de mentárselas a sus rivales, todo esto hace la conjunción perfecta entre luchador y espectador que se unen por unas horas en lo que podría ser una especie de misa donde el luchador es el párroco, el réferi el acolito y los aficionados los feligreses… la máscara el símbolo. Bueno esta descripción es lo que yo podría entender como la lucha libre como religión, aunque soy consciente que tiene muchas contras el poder catalogarlo así, además de defectos de nuestra propia lucha. Uno de estos defectos que a diferencia de las religiones la lucha libre mexicana no se tiene respeto a los profetas o los santos, lo que serían las leyendas del deporte, muchos de estos gladiadores aunque tienen menos tiempo de existencia que un santo o profeta ya están olvidados para muchos aficionados, nuevos y viejos, sólo los de hueso colorado, lo que podrían ser fundamentalistas los recuerdan, para muchos sólo lo actual es lo que importa. Después de esta comparación tan extraña preferiría saber cuáles son sus apreciaciones sobre este concepto de la frase o ustedes cual creen que sea la correcta para definir a la lucha libre mexicana. Sin nada más que comentar, yo me despido, nos leemos en la siguiente caída. Para comentarios, dudas o si simplemente quieren platicar de lucha libre, les dejo mi twitter @apolovaldes

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas