Daniel Bryan: El luchador

Terrible golpe a fans de la Lucha Libre, Daniel Bryan se convirtió en símbolo de los hardcore fans.

Este lunes los aficionados más fervientes de la Lucha Libre a nivel mundial sufrieron un duro golpe, uno de los luchadores más completos de la baraja a nivel mundial, Bryan Danielson o mejor conocido como Daniel Bryan.

Este luchador se convirtió en el símbolo de los “hardcore fans” de la Lucha Libre en WWE, quienes se vieron identificados con este gladiador de 1.78 de estatura (pequeño para los estándares de la empresa), con un cuerpo delgado sin grandes músculos, desalineado, con el cabello largo y una enorme barba de leñador, rompiendo con los parámetros de los gladiadores que por mucho tiempo habían estado en lo más alto de WWE, solo comparable con CM Punk y Rey Mysterio, antes con Eddie Guerrero y Chris Benoit.

Bryan comenzó su carrera en 1999 como American Dragon, (incluso llegó a utilizar una máscara), tuvo su primer acercamiento con WWE en el 2000 como el American Dragon, pasando sin pena ni gloría y saliendo pronto de la empresa. Nadie imaginaría que años después volvería como una estrella independiente.

Paso por infinidad de empresas en Estados Unidos, Japón, Alemania, Canadá y México, militó en ROH (donde tuvo sus mayores éxitos), NJPW, Chikara, GEW, AWS, PWG, NOAH EVOLVE, Dragon Gate, WXW y muchas otras más, incluso participó en la empresa Toryumon del Último Dragón luchando en la Arena Coliseo en 2004 y en 2008 estuvo en AAA como parte de la Triplemanía XVI. Aunque solo tuvo dos combates ante gladiadores mexicanos, siempre tuvo una gran admiración por la lucha libre mexicana, incluso aseguró que uno de sus luchadores favoritos siempre fue Blue Panther, a quien le hubiera gustado enfrentar en un duelo a ras de lona.

Su llegada a WWE fue un poco complicada, participó en NXT cuando aún era un reality show y formó parte de Nexus un grupo invasor del programa que atacó a Jhon Cena en su primera aparición, a quien Bryan escupió, lo que le ocasionó el despido de la empresa.

Más tarde regresó y a partir de ahí comenzó una unión con el público como pocos, ganó el Campeonato de Estados Unidos, el Money in the Bank y el Campeonato Completo. La gente simpatizó con él por su forma de ser y de luchar, incluso el personaje con el que comenzó a trabajar agradó al público. Comenzó a surgir el “Yes Movement” que por momento fue el “No Movement”. Se unió a Kane y se coronó Campeón de Parejas.

Su separación del Monstruo Rojo fue clave, aunque a muchos no nos gustó. Comenzó una historia increíble de lucha y tenacidad. Los mandatarios de WWE no lo veían como el Campeón y cara de la empresa (en storyline y en la realidad), pero la afición sí, incluso los gritos en apoyo y el famoso “Yes!” hicieron callar a HHH durante un discurso en pleno programa de RAW.

Finalmente Wrestlemania XXX se convirtió en el momento cumbre, con el apoyo de más de 75 mil aficionados, conquistó el Campeonato de WWE (antes ya lo había hecho pero se lo habían quitado a la mala) y demostró que no rendirse y luchar por lo sueños puede dar resultados.

Desgraciadamente una lesión en el cuello hizo que tuviera que abandonar el cetro, a su regreso conquistó el Campeonato Intercontinental, pero de nuevo las lesiones volvieron a hacer que abandonara la presea.

Su carrera tuvo un final agridulce, las lesiones lo orillaron a irse de la lucha libre, pero también se fue con un cariño que en pocas ocasiones un luchador ha recibido, tal vez comparable en los últimos años a los retiros de Edge (también por lesión) y Shawn Michaels.

Daniel Bryan fue un luchador que representó a aficionados y a muchos otros luchadores en muchas partes del mundo. Demostró que contra todos los pronósticos se puede llegar a lo más alto si se tiene la capacidad y el apoyo de lo más importante en el mundo de la lucha libre: el Público.

Sin nada más que decir me despido, nos leemos en la siguiente caída.

Dudas, comentarios o si simplemente quieren hablar de lucha libre, les dejo mi twitter @apolovaldes

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas