Asegura Místico que se debe a los niños y agradece aplausos

Agradecido por la entrega del público en un día de mucho trabajo, Místico fue uno de los gladiadores más ovacionados en la función especial que programó el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL)...
Agradecido por la entrega del público en un día de mucho trabajo, Místico fue uno de los gladiadores más ovacionados en la función especial que programó el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) anoche para celebrar el Día del niño.
 Agradecido por la entrega del público en un día de mucho trabajo, Místico fue uno de los gladiadores más ovacionados en la función especial que programó el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) anoche para celebrar el Día del niño.

MEDIOTIEMPO | Agencias1 de Mayo de 2008

  • Se roban niños el show en Arena México

Agradecido por la entrega del público en un día de mucho trabajo, Místico fue uno de los gladiadores más ovacionados en la función especial que programó el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) anoche para celebrar el Día del niño.

"Los niños me dan fuerza, gracias a ellos soy lo que soy, la gente se me entregó al 100 por ciento", dijo el "Príncipe de plata y oro" al término de la batalla donde junto al italo-estadounidense Marco Corleone y Shocker vencieron al Hijo del Perro Aguayo, Averno y Mephisto.

A pesar de que participó en tres funciones previo a su actuación en la Arena México y entregó juguetes a niños en el barrio de Tepito, de donde es oriundo, el gladiador se mostró contento por la ovación que le brindaron durante la batalla estelar, aunque también fue abucheado por los seguidores de los "perros".

"Ya se me doblan las piernas, tuve mucho trabajo hoy, llevo cuatro funciones y una entrega de juguetes, y en esta lucha me enfrenté a tres rudos con los que tengo rivalidad, pero ni hablar, me debo a los niños, al público", dijo el científico.

En un día tan especial en el que todos los gladiadores salieron acompañados por un niño, disfrazado igual que el luchador en turno, el ahijado de Fray Tormenta, con máscara y mayas rosas, decidió hacerlo con una niña a diferencia de los demás gladiadores.

No eran los esculturales cuerpos que lucen los luchadores ni la despampanante belleza que presumen las edecanes, nada de lo que se acostumbra observar en la Arena México. Eran niños quienes se robaron el show la víspera.

La voz de un infante elegantemente vestido, acompañado por el presentador oficial, se encargó de anunciar algunas contiendas, aunque el nerviosismo lo traicionó por momentos, pero la gente le respondió con aplausos.

Y mientras Hijo del Perro salió con un "perrito", Místico con una "mistiquita", Corleone con un pequeño "Marquito", y así todos los gladiadores, las edecanes eran niñas que no pararon de bailar y de posar ante las cámaras, ganándose los silbidos y piropos del respetable.

[ntx][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×