Dos Caras Jr. dejó abajo a sus compañeros

Nuevamente Dos Caras Jr. coqueteó con el bando de los rudos, pero ahora fue más descarado ya que hasta le dio la mano a sus rivales, truncó los ataques de sus compañeros y fue despedido con...
 Nuevamente Dos Caras Jr. coqueteó con el bando de los rudos, pero ahora fue más descarado ya que hasta le dio la mano a sus rivales, truncó los ataques de sus compañeros y fue despedido con muchísimos abucheos del respetable.  (Foto: Notimex)
Guadalajara, Jalisco -
  • Los rudos le pidieron a Dos Caras que se les uniera

Nuevamente Dos Caras Jr. coqueteó con el bando de los rudos, pero ahora fue más descarado ya que hasta le dio la mano a sus rivales, truncó los ataques de sus compañeros y fue despedido con muchísimos abucheos del respetable, en lo que fue la lucha semifinal del domingo familiar de la Arena Coliseo de Occidente. Aún con esto en contra, Volador Jr. y Sagrado se llevaron la victoria sobre Mr. Niebla, Rey Bucanero y Okumura; demostrando el por qué conforman una de las parejas más espectaculares del pancracio mexicano. Nadando contra la corriente desde la primera caída, la dupla no contó para nada con el gigante potosino, quien se limitó a dar vueltas por el ring y ser un espectador más; esto los rudos lo aprovecharon para ganar rápidamente. En la segunda caída, el birrostro no decidía para qué lado jalar, porque por uno sus compañeros ya no lo querían, pero los rudos, como buenos rufianes, le dieron su buena tunda en la artimaña del montonero; cosa que aprovecharon los estetas para llevar tanto a Niebla como a Okumura, jalándolos de la espalda, a los tres segundos de ley y ganar el tercio. Finalmente, el hijo de Dos Caras ya no quiso hacer nada por la tremenda lluvia de chiflidos que le dio la gente, pero sus compañeros sí dieron la cara por el bando técnico y con un vuelo espectacular del Sagrado entre segunda y tercera cuerda, dio directamente en el objetivo, que fue Mr. Niebla y Okurama. Por su parte, Volador Jr. realizó un excelente juego de cuerdas y llevó al Bucanero por todas partes del rombo de 6x6 hasta que se quedó atorado entre las cuerdas, cosa que aprovechó para aplicarle un guillotina que lo dejó a merced de las tres palmadas que definió el destino de la lucha. Al final, los rudos le pidieron a Dos Caras que se les uniera, a lo que el luchador no sabía qué decidir, por lo que su integración al bando de los malos está por verse.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×