Arrancó la fiesta de aniversario en la Coliseo tapatía

Los festejos por el 50 aniversario de la Arena Coliseo de Guadalajara iniciaron la tarde de ayer en el embudo de Medrano 67, donde al ritmo de cumbia villera, y al son de los costalazos, el...
Los festejos por el 50 aniversario de la Arena Coliseo de Guadalajara iniciaron la tarde de ayer en el embudo de Medrano 67, donde al ritmo de cumbia villera, y al son de los costalazos, el inmueble tapatío dio luz verde para la fiesta.
 Los festejos por el 50 aniversario de la Arena Coliseo de Guadalajara iniciaron la tarde de ayer en el embudo de Medrano 67, donde al ritmo de cumbia villera, y al son de los costalazos, el inmueble tapatío dio luz verde para la fiesta.
Guadalajara, México -
  • La Chica Rebelde de los Encordados apareció en compañía del querubín, Héctor Garza, para medirse a Mephisto y Atlantis.

Los festejos por el 50 aniversario de la Arena Coliseo de Guadalajara iniciaron la tarde de ayer en el embudo de Medrano 67, donde al ritmo de cumbia villera, y al son de los costalazos, el inmueble tapatío dio luz verde para la fiesta que se vivirá durante toda la semana en honor de las bodas de oro del encordado jalisciense. Al filo de las 4 de la tarde, la Coliseo abrió sus puertas para empezar con la pachanga, misma que tras la actuación de las agrupaciones de "El Negro y su Calor de la Habana", "Agua Sucia", y "Fantástico de 11", fue culminada con el tradicional "Martes de Glamour", donde una vez más la Fresa Salvaje, Máximo, lució como verdadera reina sobre el pancracio. La Chica Rebelde de los Encordados apareció en compañía del querubín, Héctor Garza, para medirse a Mephisto y Atlantis, quienes con todo y su rudeza, terminaron por caer rendidos ante los encantos del exótico. En el primer tercio de la lucha estrella, el Ídolo de los Niños y el Hijo del Averno se lanzaron con toda la artillería sobre la dupla científica, y pese a los lloriqueos de Máximo, terminaron por adelantarse en los cartones al dar cuenta, en primera instancia de Garza, con una doble palanca a las piernas, y posteriormente del de cabellera rosada con un doble castigo a brazos y piernas. Pero la Fresa Salvaje está por las nubes, y no iba a permitir que dos rufianes opacaran su glamurosa noche, por lo que arrancó con la repartición de ósculos para los de la esquina del mal para irlos ablandando, y fue tanta su emoción, que hasta el querubín se llevó su besito, y pese a que el regiomontano no agradeció precisamente la muestra de cariño, ayudó a su compañero a someter a los malévolos con un par de planchas, ejecutadas por Máximo, que los dejaron con la cara hacia las lámparas. Ya para la tercera caída, el de la dinastía Alvarado Nieves se soltó el cabello y se vistió de reina, adueñándose completamente del espectáculo, y causando la algarabía del respetable, que no tuvo más que levantarse y brindar las palmas al exótico tras lo mostrado en la lona, y tras el tope entre segunda y tercera que realizó como gran cierre de su actuación para sacar de circulación a Mephisto. Para redondear el triunfo técnico, el querubín no se quedó atrás y regaló también un vuelo espectacular a la extasiada fanaticada, y lanzándose en un mortal hacia atrás desde lo alto de la tercera cuerda, dejó a Atlantis listo con las espaldas planas para el conteo decisivo.  

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×