Sombra y Volador Jr. siguen marcando el paso

El pastel del 50 aniversario de la Arena Coliseo de Guadalajara tuvo su tajada más grande para los "chamacos", pues la juventud de Volador Jr. y Sombra, pudo más que el largo camino andado por...
El pastel del 50 aniversario de la Arena Coliseo de Guadalajara tuvo su tajada más grande para los "chamacos", pues la juventud de Volador Jr. y Sombra, pudo más que el largo camino andado por Atlantis y Último Guerrero en el pancracio.
 El pastel del 50 aniversario de la Arena Coliseo de Guadalajara tuvo su tajada más grande para los "chamacos", pues la juventud de Volador Jr. y Sombra, pudo más que el largo camino andado por Atlantis y Último Guerrero en el pancracio.  (Foto: Notimex)
  • La juventud se impuso a la experiencia

El pastel del 50 aniversario de la Arena Coliseo de Guadalajara tuvo su tajada más grande para los "chamacos", pues la juventud de Volador Jr. y Sombra, pudo más que el largo camino andado por Atlantis y Último Guerrero en el pancracio.

Y es que los científicos no fueron para nada un par de alumnos para los Guerreros de la Atlántida, y pese a ser mucho menos experimentados que sus oponentes, los estetas enmascarados dieron cátedra de lo que es aprovechar un instante clave sobre el ring, para terminar con la defensa exitosa de sus Campeonatos Mundiales de Parejas del Consejo Mundial de Lucha Libre, dentro de la función especial por as bodas de oro del embudo de Medrano 67.

Al arranque de la estelar, Volador y Sombra dieron el primer paso para tratar de mantener los cinturones en sus manos, sin embargo, lo malévolos los supieron trabajar sin despeinarse y, con un par de atlántidas, les dieron la bienvenida a los monarcas de duplas para adelantarse en el tercio inicial.

En la intermedia, los técnicos se bridaron para deleite de los cerca de 4 mil aficionados presentes en la Coliseo con sendos lances que le pusieron la piel de gallina hasta al más incrédulo, para finalmente lograr emparejar el combate al someter al último de su estirpe con una rana del hijo de Remo Banda, y al ídolo de los niños con un mortal hacia atrás a manos del lagunero.

Ya para la tercera, el cansancio hizo acto de presencia en ambas esquinas, aunque el deseo de colgarse los cetros a la cintura pudo más que el cuerpo mismo de cada uno de los cuatro protagonistas de la batalla, y justo cuando parecía que el colmillo de los Guerreros sería el factor decisivo para arrancarle los cinturones a sus dueños, éstos sorprendieron a los rudísimos de cinco estrellas al invertirles los intentos de castigo.

Sombra se zafó de la atlántida que el creador de ésta planeaba repetirle como al inicio de la lucha estrella, y con una variante de paquete completo, lo llevó al toque de espaldas para sacarlo de circulación, mientras que Volador se avivó cuando el Último Guerrero trataba de aplicarle una desnucadora, y lo sometió con una rana para dejarlo con la cara hacia las lámparas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×