El poder japonés nuevamente imperó

Los japoneses Yujiro y Naitoh, liderados por Okumura, dieron una muestra clara de dominio y calidad al ganarle al trío conformado por Máscara Dorada, Sombra y Volador Jr.
Los japoneses Yujiro y Naitoh, liderados por Okumura, dieron una muestra clara de dominio y calidad al ganarle al trío conformado por Máscara Dorada, Sombra y Volador Jr.
 Los japoneses Yujiro y Naitoh, liderados por Okumura, dieron una muestra clara de dominio y calidad al ganarle al trío conformado por Máscara Dorada, Sombra y Volador Jr.  (Foto: Denisse Covarrubias)
Guadalajara, Jalisco -
  • El público siempre apoyó a los mexicanos

Los japoneses Yujiro y Naitoh, liderados por Okumura, dieron una muestra clara de dominio y calidad al ganarle al trío conformado por Máscara Dorada, Sombra y Volador Jr, quienes quedaron con una gran impotencia porque por más que el público gritó el “¡México, México!”, no pudieron llevarse el triunfo, en la lucha semifinal del domingo familiar de la Arena Coliseo de Guadalajara. Y es que desde la primera caída, los rudos demostraron que saben muy bien de la lucha libre, pues desde la clásica a ras de lona, el llaveo y contra llaveo, hasta de las mejores marrullerías, dejaron verse muy bien en el rombo de batalla; en un ataque en conjunto, se llevaron a los estetas en tres espaldas planas al unísono, por lo que las tres palmadas decidían que los rudos se iban al frente. Sin embargo en la segunda caída los estetas reaccionaron a base de agilidad: Sombra y Máscara, por encima de la tercera cuerda, volaron sincronizados sobre Okumura y Naitoh, dejando en el encordado a Volador frente a Yujiro, luego de un rápido juego de cuerdas, el científico agarró al rudo y le aplicó un nudo que duró más de tres segundos. Llegaba entonces la tercera y definitiva caída, que fue la más larga y pareja de la batalla, pues ninguno de los seis gladiadores pensaba en caer, pero fueron los rudos orientales más colmilludos y a base de la artimaña del montonero, atacaron a los estetas, patadas en cascada de Yujiro sobre Sombra, quien fue a caer sobre Okumura y éste no dudó en hacerle un puente olímpico con toque de espaldas, que dejó fuera de combate al capitán técnico y con ello se definió el triunfo japonés.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×