En jaula, el Gallo desenmascaró al Egipcio

Por un pelito, la identidad de El Gallo estuvo a nada de ser revelada. Y es que el personaje más querido por el público de la Arena Coliseo de Guadalajara, a punto estuvo de despedirse del...
Por un pelito, la identidad de El Gallo estuvo a nada de ser revelada. Y es que el personaje más querido por el público de la Arena Coliseo de Guadalajara, a punto estuvo de despedirse del respetable tapatío,
 Por un pelito, la identidad de El Gallo estuvo a nada de ser revelada. Y es que el personaje más querido por el público de la Arena Coliseo de Guadalajara, a punto estuvo de despedirse del respetable tapatío,
Guadalajara, Jalisco -
  • El Gallo estuvo cerca de perder la tapa

 Por un pelito, la identidad de El Gallo estuvo a nada de ser revelada. Y es que el personaje más querido por el público de la Arena Coliseo de Guadalajara, a punto estuvo de despedirse del respetable tapatío, pues de no haber sido por la intervención de la Comisión de Box y Lucha Libre del Estado, la tapa del Rey de los Palenques sería en este momento un simple recuerdo. En la lucha estrella dominical, ocho gladiadores pusieron en juego sus máscaras dentro de la modalidad de combate en jaula, pues tras semanas de dimes y diretes entre los encapuchados locales, Neutrón, Samurai, Magnum, León Blanco, Infierno, Ráfaga, El Egipcio, y El Gallo, decidieron meterse al corralito para ponerle punto final a la novela. Luego de transcurridos los 10 minutos de rigor para la libre repartición de costalazos, el primero en darse a la fuga fue el malévolo Infierno, quien ni tardo ni perezoso aprovechó la distracción del resto de luchadores para escalar la jaula y salvar así su incógnita, seguido posteriormente de Magnum y Samurai, que sorpresivamente también estuvieron apenas algunos minutos en el interior del enrejado. El siguiente en dirigirse hacia los vestidores para ponerse a salvo fue Neutrón, quien aunque amenazó con regresar para ayudar al Gallo, último científico en el ring ante la terna restante de rudos, dejó abandonado tras su salida al emplumado enmascarado que no pudo meter ni las manitas para defenderse de los montoneros. Ráfaga fue el más vivo de los malévolos y se escapó en un parpadear de ojos, y aunque El Gallo parecia seguirlo, un mal paso sobre la cuerda que lo hizo impactarse de fea forma contra la jaula, fue lo que le impidió al esteta salvarse del mano a mano final, pues dicha falla la aprovechó el León Blanco para comerle el mandado al Egipcio. Ya con sólo dos gladiadores sobre el ring, el salir por lo alto del corralito ya no era una opción, y en una sola caída, El Gallo y El Egipcio debieron jugarse las tapas, con el cansancio de la batalla sobre los hombros, y con el orgullo por delante para intentar mantener oculto su rostro. Pero definitivamente nadie en la Coliseo esperaba en ese momento lo que estaba por ocurrir en el encordado, pues tras una brutal desnucadora del rudo, el ídolo de la fanaticada del embudo de Perú 77 quedó maltecho de cara hacia las lámparas, por lo que El Egipcio se lanzó sobre éste apoyándose en las cuerdas para buscar el conteo de los tres manotazos, mismo que, al no percatarse el réferi de la ilegal acción, se llevó a cabo de principio a fin, enmudeciendo a la Arena, y dejando atónitos a todos los presentes en ella. La confusión se hizo presente en el ring y los rostros de tristeza no podían creer lo que acababa de decretarse, sin embargo, y para fortuna del Gallo, el Presidente de la Comisión, José Luis Zepeda, quien estaba de frente a las acciones, tomó el micrófono para invalidar el supuesto triunfo del Egipcio, y para comunicar que el combate continuaba por el uso ilegal de cuerdas por parte del rudo, lo que le devolvió la vida al científico que, con una variante de desnucadora, pudo voltearle la tortilla a su rival, y salvar su máscara tras la polémica lucha. Al término del combate, y aunque renuente en un inicio, Luis Francisco Villareal, que durante 14 años le diera vida a la tapa del Egipcio, se despojó de la capucha como todo un profesional y se la entregó a su verdugo en el centro del cuadrilátero.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×