Rey Mysterio no defraudó al público tapatío

Ante una espectacular Arena VFG, que presentó una impresionante lleno de más de 11 mil almas, Rey Mysterio no decepcionó, cumplió con su público y se llevó la noche del Smackdown en Guadalajara.
 Ante una espectacular Arena VFG, que presentó una impresionante lleno de más de 11 mil almas, Rey Mysterio no decepcionó, cumplió con su público y se llevó la noche del Smackdown en Guadalajara.
Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco -
  • Rey Mysterio se llevó la noche del Smackdown en Guadalajara al imponerse a Batista 
  • El público tapatío no dejaba de corear el 619

Ante una espectacular Arena VFG, que presentó una impresionante lleno de más de 11 mil almas,  Rey Mysterio no decepcionó, cumplió con su público y se llevó la noche del Smackdown en Guadalajara, al imponerse a Batista en lo que fue el final de la gira “Road to Wrestlemania”. Desde el momento en que apareció en el pasillo al ring, el representante mexicano en la WWE sintió todo el apoyo del público tapatío que no dejaba de corear el 619 y éste en agradecimiento saludaba a todos aquellos que traían su máscara, sobre todo los niños que emocionados levantaban las manos con la ilusión de tocar a su ídolo. Todo lo contrario pasó con Batista, que inmediatamente tomó su papel de rufián y no dejó insultar a todos los presentes. Además de que se molestó por el apoyo que recibía su rival, al grado de que amenazó con irse del cuadrilátero en dos ocasiones. Al momento en que sonó la campana para el inicio de la batalla, el “Animal” apostó por los castigos y el poderío sobre Rey Mysterio, quien en contraparte hizo de su agilidad y velocidad, su mejor arma para contrarrestar al imponente luchador casi dos metros de altura. Pero no fue nada fácil para el sobrino de Rey Mysterio señor, ya que Batista tomó el control de la lucha y castigó a placer al hijo adoptivo de Tijuana; quien por más que intentaba recuperarse, no podía ante la furia de la “Bestia” de 132 kilos de peso. El grave error del marrullero, que tuvo en bandeja de plata al “rey del 619”, fue no permitir que el réferi terminara el conteo de los tres segundo, pues lo levantó y continuó con sus castigos; ya cuando quiso ganar, el réferi hizo los conteos muy lentos, cosa que molestó al de Washington, D.C. Fue entonces que encaró al réferi y bajó del ring en busca de una silla, lo que dio tiempo para el Mysterio se recuperara. Batista buscó castigar a sillazos al esteta, quien logró quitarse a tiempo para darle unas patadas voladoras y sacar de balance a su enemigo, dejándolo tendido entre la segunda y tercera cuerda; ante la emoción del respetable, el “Tijuanense” aplicó con maestría su famosa patada 619 y con ello comenzó el camino a la victoria. Batista se quiso levantar pero no logró reaccionar cuando ya tenía nuevamente encima a Mysterio, quien se lanzó desde la tercera cuerda con una silla voladora para dejar tendido en la lona al marrullero; nuevamente el habilidoso luchador se elevó hasta la tercera cuerda para aplicar una plancha con la que logró tener los tres segundos de vigor a su rival y así ganar la batalla.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×