¡L. A. Park, ganó el nombre de La Parka!

En una función llena de sorpresas, luchas interesantes y muchas rivalidades, L. A. Park hizo ver su suerte a La Parka y pese a que le costó trabajo, derrotó al emblema de Triple A, consiguiendo...
En una función llena de sorpresas, luchas interesantes y muchas rivalidades, L. A. Park hizo ver su suerte a La Parka y pese a que le costó trabajo, derrotó al emblema de Triple A, consiguiendo así recuperar su nombre.
 En una función llena de sorpresas, luchas interesantes y muchas rivalidades, L. A. Park hizo ver su suerte a La Parka y pese a que le costó trabajo, derrotó al emblema de Triple A, consiguiendo así recuperar su nombre.  (Foto: Apolo Valdés)
Palacio de los Deportes -
  • Los Perros del Mal en píe de guerra con Triple A

En una función llena de sorpresas, luchas interesantes y muchas rivalidades dentro de Triplemanía, L. A. Park hizo ver su suerte a La Parka y pese a que le costó trabajo, derrotó al emblema de Triple A, consiguiendo así recuperar su nombre, por el cual estuvo luchando por 14 años. Con el Palacio de los Deportes dividido en apoyo para ambos gladiadores empezó la contienda, desde el inicio las acciones pudieron más que las palabras, L. A. Park recibió a La Parka a puñetazos, pasando a los castigos contra la lona, hasta llegar a los sillazos y el uso de mesas, la huesuda de Triple A recibió un castigo monumental, durante varios minutos no pudo responder, con la máscara rota y sangrando  fue llevado hasta la el área de ringside donde el público se quedó en medio de la acción. Al momento de intentar un castigo desde la tercera cuerda, La Parka logró safarse y regresar el castigo al huesudo extremo, la reacción del técnico empezó en ese instante, regresando el castigo del que fue víctima, dejando en malas condiciones al retador, de igual manera con la máscara rota y sangrando de la frente. La lucha continuó en el terreno de la violencia, convirtiéndose en una batalla callejera, donde no había descalificación y solamente el conteo o la rendición definirían al ganador, pero el referee quedó fuera de acción cuando en un vuelo equivocado el retador por el nombre falló y dejó inconsciente al “Copetes” Salazar. El desenlace vino cuando después de encararse varias veces con L. A. Park, el Presidente de la Tres Veces Estelar, Joaquín Roldán, intentó evitar que siguiera el castigo contra el emblema de su empresa, el cual yacía en el suelo del cuadrilátero víctima por un martinete, entonces fue que L. A. Park empujó al mandamás y cuando estaba a punto de golpearlo con una silla, quien fuera su second, Dorian Roldán intentó evitar que su padre fuera golpeado, pero el enojo del rudo pudo más que la razón y ya que hizo a un lado al heredero de la empresa  y propinó tremendo sillazo a Presidente de Triple A dejándolo en el suelo. Después de observar esto, Dorian corrió al lado de su padre que terminó tirado en el suelo y mientras Park pensaba en seguir el castigo hacía la ya inerte Parka, el hijo del Presidente de Triple A, tomó una silla y propinó dos sillazos a la huesuda, quien terminó semiinconsciente en el hexadrilátero. La confusión reinó, los dos gladiadores en el suelo, el Presidente de Triple A sin sentido, el heredero al lado de su padre llorando, el referee tratando de saber donde se encontraba, todo era caos. De pronto de la nada aparecieron dos figuras extrañas que tenían mucho tiempo fuera de la empresa, una conocida canción se escuchó en el Palacio, eran los Perros del Mal. Damián 666 y Halloween subieron al ring y pusieron a L. A. Park encima de La Parka, pero no había referee, de los vestidores llegó corriendo el Hijo del Tirantes y contó las tres palmadas de rigor, dándole el triunfo al retador, L. A. Park estaba ganando el nombre de la Parka. En ese instante la invasión de los Perros fue total, Super Crazy, Black Warrior, X-Fly, el Hijo de L. A. Park y otros gladiadores subieron al hexadrilátero, a festejar de la ahora Parka, a las afueras del Palacio y acompañado de varios escoltas hizo su aparición el Hijo del Perro Aguayo, quien entró al recinto y habló a los presentes, asegurando que los Perros llegaban a Triple A buscando darle un cambio a los amantes de la lucha libre, de nueva cuenta el Palacio de los Deportes se dividió, los gritos de ¡Perros, Perros! Y los abucheos se mezclaron. El Comisionado encargado de hacer valida la apuesta, negó darle el papel que reconoce a L. A. Park como el ganador del nombre por la forma que se dio la lucha y bajó del ring dejando en el aire lo que vaya a pasar con el premio de la lucha. En ese instante apareció el Ejercito Triple A, encabezado por Octagón, seguido de Jack Evans, los Apache, Extrem Tiger y Elegido entre otros, los cuales fueron detenidos por la seguridad del Perrito e impidiéndoles el paso al ring. Finalmente, la ahora Parka, dijo al micrófono sentirse traicionado por Dorian Roldán y aseguró estar en guerra con Triple A, una guerra en la que incluye a Konan y la Legión Extanjera, asegurando que cuenta con el apoyo de los Perros del Mal, dejando muchas dudas en el aire, ¿en realidad será una guerra de empresas? ¿Las rencillas internas de Triple A se olvidarán para hacer frente a un mismo enemigo? ¿Qué pasará con el nombre de La Parka? Preguntas que por el momento no tienen respuesta, pero por lo sucedido en el ring, por el momento, L. A. Park es La Parka.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×