Rey Mysterio se llevó la noche en el Palacio de los Deportes

La WWE regresó a la Ciudad de México presentando Smackdown, sin lugar a dudas la estrellas de esta empresa hacen vibrar a la fanaticada de la lucha libre, la cual se dio cita en el Palacio de los...
 La WWE regresó a la Ciudad de México presentando Smackdown, sin lugar a dudas la estrellas de esta empresa hacen vibrar a la fanaticada de la lucha libre, la cual se dio cita en el Palacio de los Deportes.  (Foto: Apolo Valdés)
Palacio de los Deportes -
  • Dos Caras participó como referee invitado

La WWE regresó a la Ciudad de México presentando Smackdown, sin lugar a dudas la estrellas de esta empresa hacen vibrar a la fanaticada de la lucha libre, la cual se dio cita en el Palacio de los Deportes, que aunque no hizo la mejor entrada no paró de corear a sus ídolos, en especial Rey Mysterio. El nacido en San Diego California se llevó el llamado duelo de mexicanos ante Alberto del Río, quien pese a ser ayudado por el referee invitado, Dos Caras (su padre), no pudo conseguir el triunfo en el domo de cobre. Desde el momento que la música “buyaka” se dejó escuchar en el recinto, la gente empezó a gritar y a emocionarte, ya que ésta anunció la aparición de Rey Mysterio, la salida al cuadrilátero de gladiador desató aún más la locura en el Palacio de los Deportes, pero los gritos de alegría se convirtieron en abucheos en cuanto por la rampa del escenario apareció el oriundo de San Luis Potosí, Alberto del Río, quien pese a los gritos de desaprobación no dejó se sonreír. La lucha inició con Del Río rehusándose a pelear ante los constantes abucheos, pero en cuanto se entabló el combate, la agilidad de Mysterio contrastó con la fortaleza de Del Río. El duelo se enfrascó en saltos y castigos, los cuales eran observados muy de cerca por el referee Dos Caras, quien en varias ocasiones fue increpado por ambos luchadores por no contar rápido en el toque de espaldas. Pero el buen trabajo desarrollado por Dos Caras hasta ese momento, se vio opacado justo cuando después de varios castigos de Mysterio, éste estuvo a nada de llevarse la victoria, pero el conteo del referee se detuvo de la nada, haciendo que el hijo adoptivo de Tijuana lo encarara y empujara, Alberto aprovechó la distracción y estuvo a punto de vencer al consentido de la afición. Nuevamente Rey se encaró con el referee que en ese momento contó demasiado rápido, la paciencia se le terminó al gladiador y golpeó Dos Caras, quien terminó recargado en las cuerdas, del mismo modo Alberto del Río fue pateado para terminar junto a su padre, dando oportunidad para que Rey Mysterio aplicara su famoso 619, agarrándose de la segunda y tercera cuerda golpeó a ambos gladiadores para así ponerle espaldas planas a Alberto, enseguida el presentador asumió la autoridad de referee y contó las tres palmadas que le dieron la victoria al pequeño luchador. La alegría estalló en todos los aficionados, quienes aplaudieron al ágil luchador y festejaron junto con él el triunfo. Al final del encuentro, Alberto del Río  tomó el micrófono y de forma muy molesta acusó a los aficionados de traidores por apoyar a Mysterio ya que éste nació en Estados Unidos y no en México, aseguró que a él es a quien deberían haber apoyado porque sí nació en nuestro país. En cuanto el potosino se disponía a continuar su discurso, las luces se apagaron y sonaron un par de campanadas, las cuales hicieron que la gente saltara de sus asientos y nuevamente gritara de emoción, Undetaker había llegado. Alberto del Río sonrió al ver a Taker sobre el cuadrilátero y preguntó -“¿Ahora también van a apoyar a éste?”- a lo que la gente contestó con un rotundo –“Sí”-, Del Río sonrió y cuando parecía que abandonaría el ring atacó al “Enterrador”, pero éste lo apresó con una mano y aplicando la garra infernar lo tiro de un golpe, haciendo que el luchador mexicano saliera corriendo del encordado.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×