Rock y lucha libre, las pasiones de Heavy Metal

Pese a que febrero fue el mes en que Heavy Metal oficialmente cumplió 23 años como luchador, el menor de los Casas sigue celebrando y el hijo del “Tropicasas” nos contó sobre su vida, su historia...
Pese a que febrero fue el mes en que Heavy Metal oficialmente cumplió 23 años como luchador, el menor de los Casas sigue celebrando y el hijo del “Tropicasas” nos contó sobre su vida, su historia en la lucha libre y el otro lado del luchador.
 Pese a que febrero fue el mes en que Heavy Metal oficialmente cumplió 23 años como luchador, el menor de los Casas sigue celebrando y el hijo del “Tropicasas” nos contó sobre su vida, su historia en la lucha libre y el otro lado del luchador.  (Foto: R. Rudo)
Ciudad de México -
  • Siempre ha pensado en mezclar sus dos pasiones
  • El espíritu rockero lo acompaña siempre que sube al ring

Pese a que febrero fue el mes en que Heavy Metal oficialmente cumplió 23 años como luchador, el menor de los Casas sigue celebrando y el hijo del “Tropicasas” nos contó sobre su vida, su historia en la lucha libre y el otro lado del luchador el de de rockero. Para Heavy sus dos amores son la lucha libre y el rock, por lo cual al momento de decidir ser luchador nunca pudo separar su profesión de su gran pasión, al grado que sigue siendo fundamental para él poder combinar las dos facetas. Erik decidió forjar una historia propia, alejada de las calles y otros demonios que en algún momento lo acosaron, hoy, tras su regreso triunfal a la empresa AAA y con un pique casi personal ante Electroshock que le consiguió la melena de su rival, Heavy Metal cuenta por qué la música y la lucha libre, son su vida, “me sumergí en el rollo del rock, desde que mi papá me entrenó, ya nunca aflojé pero lo roncarolero nunca se me quitó, eso se lleva en las venas y nunca se te sale, al igual que la lucha libre, siempre quise ser promotor de rock, siempre quise ser músico, cosas a las que siempre he querido atorarle y afortunadamente lo he llevado a cabo, me he integrado a una élite que creo pertenezco”. "Heavy Metal es una idea mía, pusimos el nombre a debate, yo lo pensé mucho porque la banda es muy susceptible" Ya son dos décadas de trabajo en el arte de los golpes, llaves y sangre, debutando un 14 de febrero de 1988 en la Arena Azteca de San Lorenzo bajo el mote de “Canelo” Casas, el nombre de Heavy  por lógica tiene que ver con sus gustos musicales, pero el decidir tomarlo no fue nada fácil, “Heavy Metal es una idea mía, pusimos el nombre a debate, yo lo pensé mucho porque la banda es muy susceptible. Lo pensé por el aspecto que me preguntarían ¿qué derecho tienes de usar un nombre así? o ¿para qué?, sabía perfectamente como es la banda, pero también pensé ‘si no me lo pongo yo, va a llegar otro cabrón que ni conozca el heavy metal, que se lo va a poner por que se oye bonito, por escucharse rudo’. “En una ocasión me encontré con un luchador que se llamaba Iron Maiden y pues yo apliqué la que me aplicaban a mí le dije ‘a ver tú por qué te llamas Iron Maiden ¿quién es?’ y me dice ‘ah pues es el rock’, obvio no sabía nada del grupo, es cuando me di cuenta y dije que chido que porto mi nombre a mucha honra y con mucho orgullo, mi compadre el Picudo y yo le pusimos una abaratada por faltarle al respeto al gremio”, el luchador Heavy Metal hace referencia a la legendaria banda inglesa “Iron Maiden”, de  Steve Harris, Bruce Dickinson, Nicko Mcbrain, Dave Murray, Adrian Smith y Janick Gers, uno de los pilares del género musical, Heavy Metal. Además recordó que muchas veces ha sido criticado y cuestionado por sus gustos musicales, “cuando algo no es bien visto en tu entorno social o familiar, pues te empiezan a atacar, te cuestionas ¿Sabes inglés?, ¿qué dice la letra? muchas estupideces que no son necesarias”. Una historia recurrente y más aún entre los seguidores de esta corriente musical, es lidiar en muchas ocasiones con ataques no justificados y para Heavy no ha sido la excepción, “son cosas que suceden y bueno recuerdo que en algún tiempo ahí por mi casa decían que todos ellos (sus vecinos que escuchaban rock) eran bien marihuanos y no es cierto, digo yo no soy un músico, pero vivo de sudar y de reflectores, no necesito nada de esas cosas, por gusto soy rocker, muchas cosas las aprendí a la mala, pero en su mayoría he disfrutado” y así, con esa vida de rockero también ha respetado la lucha libre. "Cuando yo entrenaba con mi papá me llevaba mi grabadora, y mientras entrenaba yo estaba escuchando a Judas Priest" La relación de la Lucha Libre con la música traspasa las barreras de las entradas musicalizadas de los gladiadores, o de las bandas con máscaras de luchadores (como en el caso del Surf), la sinergia resulta de carácter más  personal “la lucha y la música sí tienen relación, y es en la intensidad de lo que se hace, cuando yo entrenaba con mi papá me llevaba mi grabadora, y mientras entrenaba yo estaba escuchando a Judas Priest, le decía a mi papá que me diera chance de estar escuchando, además me paraba unas azotizas tremendas, yo me imagino que a él se le hacía chistoso que yo estuviera escuchando música mientras entrenaba  pero me veía entusiasmado”. Erik Casas, disfruta sus temas de entrada, que él mismo los escoge “mis temas me prenden, si por mi fuera yo hubiera cambiado muchas veces, yo saldría con un tema distinto, la cosa es que la gente ya identifica (la canción de) Rainbow in the Dark conmigo, por cierto le dediqué una lucha a Dio (autor de la rola), pude conocerlo una vez que vino a México. Me ha tocado por ejemplo que con Mago de Oz sabían que un luchador subía con un tema musical de ellos y que se llamaba Heavy Metal, fueron a la Arena México y ahí nos conocimos. Ahora Heavy Metal se mantiene  con la idea de la música bien firme “afiné ciertos proyectos, ciertas metas, que yo sabía en el Consejo (Mundial de Lucha Libre) no se iba a poder, mis respetos totales para ellos, es una escuela muy clásica donde se tienen que respetar ciertos lineamientos que no encajaban con lo que yo quería llevar a cabo, como el luch & roll (proyecto que mesclar lucha libre y música) , que lo hice con elementos del Consejo pero no como a mí me hubiera gustado. “Lo platiqué en AAA que es una empresa vanguardista y le gusta todo lo que lleve una innovación, es por eso ahora desarrollo ambas cosas que a mí me gustan, me costó trabajo pero estoy logrando hacer encajar el rock en su sentido práctico con la lucha libre”. Heavy también tuvo una faceta como promotor musical, y esto es en el evento llamado “Lucha & Roll”, un concepto interesante y ameno para quién gusta de la lucha libre y el rock “después en un debraye con el señor Peña, platicamos y surgió la idea de tener grupos en vivo, luego salió lo del Tri (en Triplemanía XVIII), el rollo mío era hacer una función y durante las luchas un grupo diferente musicalizando la lucha, es un festival que dura como 6 horas, lo he llevado a cabo en el Circo Volador, en el heavy metal circus y varios más, en sí he hecho fácil unos 20 eventos diferentes, a la banda le gusta y aunque no es para todos porque pues es una tocada en sí”. Finalmente Heavy no se queda con los 23 años como luchador y va por más, mismos que espera seguir llenando de música “haremos más eventos pero primero tengo que solventar mi trabajo como luchador, ahora tenemos algo llamado la división rocker AAA y buscaremos encabezar más proyectos”. Cualquier comentario al twitter @krudemmon

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×