Tinieblas, ídolo en la pantalla grande y en el ring

Uno de los mejores exponentes de la lucha libre en la historia fue sin duda Tinieblas, personaje creado por Valente Pérez para ser el antagonista de Mil Máscaras, también invención suya.
Uno de los mejores exponentes de la lucha libre en la historia fue sin duda Tinieblas, personaje creado por Valente Pérez para ser el antagonista de Mil Máscaras, también invención suya.
 Uno de los mejores exponentes de la lucha libre en la historia fue sin duda Tinieblas, personaje creado por Valente Pérez para ser el antagonista de Mil Máscaras, también invención suya.  (Foto: Paulina Chávez)
Ciudad de México -
  • Tuvo una gran amistad con Capulina
  • Para Tinieblas, la lucha libre mexicana no está por detrás de la estounidense
  • Es recordado por diversas películas del cine mexicano

Galería de Tinieblas Uno de los mejores exponentes de la lucha libre en la historia fue sin duda Tinieblas, personaje creado por Valente Pérez para ser el antagonista de Mil Máscaras, también invención suya. “Yo tenía un rancho, pero además lo combinaba con las estriadas, la gente iba a ver a los fisicoculturistas que contrataban para sus películas mexicanas y americanas. Ahí me empezó a gustar lo del cine, y lo combinaba con mi negocio. Fui doble en varias películas y ahí fue donde me contrataron para hacer el personaje de Tinieblas”, recuerda. Al ser parte en varias cintas de acción, comenzó a estudiar este deporte, con el único fin de aprender a caer sin lastimarse, “me llamaron porque se enteraron que estaba entrenando lucha libre, porque tenía que hacer muchas caídas.” En un principio la idea de Tinieblas no fue del agrado del actor, ya que el personaje se trataba de un luchador ciego, además aún no se tenía todavía el diseño de la máscara, y sería además para lucha libre real, no sólo para las películas. “A mí no me gustó el nombre, y me dijeron que era para lucha verdadera, el personaje se trataba de un luchador ciego. Pasó un año y se confirmó la máscara que tenía que usar,  porque sinceramente las máscaras que se tenían no me convencían. Ya teniendo el diseño tuve que quitarle tres capas para poder luchar y hacer películas, me dediqué a entrenar con ella y poco a poco me acostumbré a ella”. El personaje fue todo un éxito tanto para la lucha como para el medio cinematográfico debido a su originalidad, por lo que a su lado llegó el que sería su inseparable amigo, Alushe. “Se revolucionó mucho en el personaje porque se adelantó mucho a lo que se estaba viviendo en ese momento, parecía un personaje espacial, tuve mucha aceptación por parte de los niños. Con el tiempo hice a Alushe el Duende Maya, lo hice con las creencias que hay por el sureste. El personaje fue aún más conocido gracias a que en Televisa hice unas cápsulas donde daba a conocer a mi compañero”. En el mundo del cine, Tinieblas participó con uno de los más grandes cómicos que ha tenido este país, “Capulina”, con el que además tuvo una profunda amistad. “Yo con él hice una película ‘La Edad de Piedra’, fui invitado por Eduardo Silvestre, me presentaron con el jefe de repartos, y me contrataron como Cavernícola, ahí conocí a ‘Capulina’. Posteriormente ya siendo Tinieblas participé en otra película con él, se llamó ‘El investigador Capulina’ y ahí creció nuestra amistad, pues no me reconoció debido a que ya estaba bajo mi personaje, y al mencionárselo se sorprendió.” “Trabajé en las Aventuras de Capulina, donde conocieron a Alushe y fui nuestro despegue, duramos dos años en la televisión. Yo aprendí mucho de él y fue quien me puso los pies en la tierra”, comentó el luchador, quien además sabe de artes circenses gracias al cómico. “Por él aprendí a hacer circo, ya que él era muy bueno en eso y cuando yo trabajé en uno, él me enseñó. Ahí también me di cuenta de lo difícil que es trabajar en un circo, para mí fue increíble porque es gente de mucho trabajo, muy noble y muy decente” En el terreno luchístico, Tinieblas en primera instancia se presentaba en la Arena México, sin embargo, duro poco en ella. “Me hice independiente por cosas del destino, yo duré un año trabajando en la empresa. Entré pesando 108 kilos, pero me salí de 92, y yo pedía el permiso para descansar, pero no me lo daban porque cuando los pedía algún luchador estaba lesionado”. “Me fue a ver un promotor que conocí mucho antes de luchar porque alguna vez me presenté en su Arena saludando al público, y me ofreció una función en la cual ganaría más que en la México. Luego Gory Cazanova, un excelente luchador, me ofreció una gira de siete días y pensé ‘si lo hace el Santo o Mil Máscaras pues del mismo modo yo’, aunque tenía mis dudas porque no sabía qué me harían en la empresa, así comenzó mi camino independiente, gracias a esto viajé a Japón y al regresar, volví a trabajar para la empresa, pero me pagaban lo mismo, entonces pues seguí haciendo cosas como independiente.” El luchador recuerda con nostalgia los momentos en el Toreo de Cuatro Caminos, pues fue una plaza a la que considera legendaria por las rivalidades y la calidad de duelos que se vivieron en aquel recinto. “Creo que cuando lo tiraron debieron hacer algún tipo de monumento, es una verdadera pena que se haya perdido ese lugar, ahí se presentaron infinidad de buenos luchadores, y no hay nada ahí para reconocer al Toreo”. Al respecto de la lucha libre actual, la leyenda comentó que “está bien, hay muchos medios que están dándole publicidad, en Naucalpan, AAA, CMLL, todos son agrupaciones diferentes, y quien tenga mejor calidad es el que más va a vender. Los que vienen de Estados Unidos, vienen supuestamente a innovar pero la realidad es que no es así porque aquí en México también se pueden hacer las mismas cosas”. Además, Tinieblas cree que uno de los problemas de la lucha libre mexicana, es el abuso de las máscaras, pues en la actualidad existen muchos luchadores tapados. “Creo que hay que acabar con la ‘Mascaritis’, yo comentaba que me sorprendía la cantidad de máscaras que había, a los americanos no les gustan las máscaras porque no les funciona, además muchos ya han hecho películas, son buenos actores, creó que aquí se deberían quitar algunas”. Finalmente, el experimentado luchador dejó un mensaje para las próximas estrellas del cuadrilátero, sugiriendo que vuelvan un poco a la lucha clásica. “Los luchadores que quieren llegar a un sitio deben prepararse continuamente, pero que sea lucha libre, que no sean voladores, eso no es lucha libre, son adornos, los luchadores que son voladores sobreviven poco, o bien siempre están lastimados. También es importante aprender de los viejos maestros, hay muchos gimnasios en donde están éstos”. “Se tiene que aprender a saber gesticular, caminar, ser rudo o técnico y no es un trabajo fácil, porque para pertenecer a un bando debes tener en claro que la personalidad tiene mucho que ver. Es una labor de escuela como los que quieren ser actores, deben aprender años su profesión, lo mismo en este caso”, finalizó. Galería de Tinieblas

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×