Frank Gotch: arte en el cuadrilátero

Nacido en Humboldt, Iowa, un día como hoy pero de 1877, Frank era de otra clase de luchadores, de una estirpe a la que empresas como Ring of Honor y New Japan apelan en todas sus funciones: atleta...
Nacido en Humboldt, Iowa, un día como hoy pero de 1877, Frank era de otra clase de luchadores, de una estirpe a la que empresas como Ring of Honor y New Japan apelan en todas sus funciones: atleta real de un deporte real.
 Nacido en Humboldt, Iowa, un día como hoy pero de 1877, Frank era de otra clase de luchadores, de una estirpe a la que empresas como Ring of Honor y New Japan apelan en todas sus funciones: atleta real de un deporte real.
Ciudad de México -
  • Para muchos es considerado el mejor en este deporte

Nacido en Humboldt, Iowa, un día como hoy pero de 1877, Frank era de otra clase de luchadores, de una estirpe a la que empresas como Ring of Honor y New Japan apelan en todas sus funciones: atleta real de un deporte real. Entrenado por el legendario luchador Martin “Farmer” Burns, quien luego de enfrentarlo a sus 21 años reconoció que el joven era un diamante en bruto y que , con sus enseñanzas, llegaría a lo más alto en el negocio.   “Rápido y ágil como un semicompleto” según las palabras del  Sec Taylor, Gotch era un peso completo único en su tipo y se coronó como el Campeón Nacional de su rango ante Tom Jenkins. Duró ocho años en el trono. Su momento más memorable fue en 1908,  cuando venció al “León Ruso” Gerg Karl Julius Hackendschmidt en un combate de dos horas y se proclama Campeón Mundial. La revancha era esperada y se realizó tres años después en Chicago. La lucha fue decepcionante para los aficionados. Un lesionado Hackendschmidt perdió en dos caídas consecutivas y en menos de media hora (en tiempos donde los combates eran largos y contundentes) y esto le quitó casi toda la credibilidad del deporte pues dudaron de la capacidad real de Gotch para vencer a un oponente al que , supuestamente, había mandado lesionar. Reconocido como el primer campeón de la NWA en la historia, anunció su retiro en 1913 y falleció trágicamente de problemas renales cuatro años después a sus 39 años. Su legado es incuestionable: lucho en Estados Unidos, Canadá e incluso en México (todavía no se “instauraba” la lucha) y  fue el ícono de un deporte que era visto por muchos como eso, un deporte, y no como una atracción.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×