La Arena Coliseo y sus Campeones

Para un luchador profesional el ser avalado como Campeón es un orgullo. Sin embargo, existen en el mundo del pancracio nacional infinidad de cinturones que han restado el valor que da un título de...
 Para un luchador profesional el ser avalado como Campeón es un orgullo. Sin embargo, existen en el mundo del pancracio nacional infinidad de cinturones que han restado el valor que da un título de esta naturaleza.
  • Rumbo al 70 aniversario del “Embudo de Perú 77”
  • Stuka y Fuego fueron Campeones por dos años

Para un luchador profesional  el ser avalado como Campeón es un orgullo. Sin embargo, existen en el mundo del pancracio nacional infinidad de cinturones que han restado el valor que da un título de esta naturaleza. Pese a esto, en la actualidad se han mantenido cetros con gran tradición, mismos que han sido portados por verdaderos monstruos del arte del llaveo y contrallaveo, uno de ellos en el Campeonato de Parejas de la Arena Coliseo. A 70 años del nacimiento del “Embudo” de Perú 77, lo recordamos. Al igual que el desaparecido Campeonato de Parejas de la Arena México, los cinturones del la Coliseo surgieron casi desde su nacimiento, sin embargo poca es la información con la que se cuenta del recorrido que estos han tenido y quiénes lo han portado. Entre las parejas destacadas que se sabe fueron monarcas del Coloso de la Lagunilla están los bien recordados Karloff Lagarde y René “Copetes” Guajardo, dos gladiadores de la llamada época de oro del pancracio nacional que fueron una verdadera calamidad para sus adversarios. Otra feroz pareja fue la de Villano I y Villano II, los hijos del gran Ray Mendoza y que fueron el inicio de la “Dinastía Imperial” que continuaría con los Villanos III, IV y V. Quienes han sido una dupla por demás singular es la que formaron los carismáticos Bello Greco y Sergio el Hermoso. En la época en que trabajaron en las plazas de la entonces Empresa Mexicana de Lucha Libre la pareja de exóticos se coronaron como Campeones de la Arena Coliseo. Tal vez de los más espectaculares poseedores de estos cetros fueron los “Fantásticos” Kung Fu y Kato Kung Lee, enmascarados que combinaban a la perfección la lucha libre con las artes marciales y que después de ser grandes amigos, con el tiempo llegarían al duelo de cabelleras. Por mucho tiempo los cetros fueron olvidados, guardados en el baúl de los recuerdos hasta el año 2000, cuando se realizó una eliminatoria de la cual saldrían vencedores los hermanos Stone, emulando así la hazaña que su padre, el Bello Greco, lograra años atrás. Para esta nueva etapa los cinturones habían sido renovados, una consistente placa dorada con los rostros de legendarios luchadores, montada en piel color vino fueron la nueva imagen. Pero el reinado de los hermanos no fue muy brillante, únicamente los apostaron en tres ocasiones hasta el 2005, fecha en que fueron desconocidos por el CMLL. Durante tres años  los remozados cinturones volvieron a ser guardados hasta que, como parte de los festejos del 75 Aniversario del ahora Consejo Mundial de Lucha Libre, volvieron a ver la luz. Fue durante el evento “Lucha Libre, La experiencia” cuando el CMLL dio la sorpresa. Previo a que iniciara un torneo entre los jóvenes de la nombrada “Generación del 75” (grupo de novatos conformado como emblema del 75 Aniversario del CMLL), las autoridades de la empresa confirmaron que semanas más adelante los cinturones volverían a disputarse, y que de esa Generación del 75 saldrían los participantes. Así, la Arena Coliseo fue testigo de las dos eliminatorias realizadas el 15 y 22 de junio, de las cuales salieron triunfadores Stuka Jr., con Fuego (entonces Flash) y Euforia con Nosferatu, mismos que se enfrentarían en la gran final el domingo 29 del mismo mes. Esa tarde fue un sueño para Stuka Jr., y Fuego, pues tras una larga contienda que mantuvo al público al filo de la butaca, la victoria fue para ellos, dejando en el camino a los que fueran la última generación de Los Infernales. Aquel domingo iniciaría un reinado de alarido del Campeonato de Parejas de la Arena Coliseo, el cual se prolongaría por casi cinco años acumulando nueve defensas. Muchos fueron los retadores, pero ninguno podía con Stuka Jr., y Fuego, incluso técnicos como Delta y Diamante fallaron en el intento. Pero llegaría la Ola Amarilla de Okumura y Namajague. Los nipones intentaron coronarse por primera vez el 09 de septiembre de 2012 aunque fallaron. Pero en la segunda oportunidad, el 03 de marzo de 2013, sacaron la furia del imperio japonés y derrotaron a los nacionales. Ahora, en poder de Okumura y Namajague, los cinturones cobran nuevamente relevancia. Stuka Jr., quiere la revancha junto a Rey Cometa; pero también saltan al reto Delta y Guerrero Maya Jr., incluso los rudos Arcángel y Nitro quieren una oportunidad sin importar que los monarcas sean rudos, pues los cinturones son de la Coliseo y en la Coliseo se deben quedar.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×