Demostré que soy el número uno: Rush

Rush cosechó uno de los trofeos más importantes de su carrera al rapar a Shocker, a quien derrotó tras un complicado encuentro donde la balanza pudo inclinarse para cualquier lado.
Rush cosechó uno de los trofeos más importantes de su carrera al rapar a Shocker, a quien derrotó tras un complicado encuentro donde la balanza pudo inclinarse para cualquier lado.
 Rush cosechó uno de los trofeos más importantes de su carrera al rapar a Shocker, a quien derrotó tras un complicado encuentro donde la balanza pudo inclinarse para cualquier lado.  (Foto: Apolo Valdés)
Ciudad de México -
  • Quiere rapar al Negro Casas y piensa en la máscara de La Sombra

Rush cosechó uno de los trofeos más importantes de su carrera al rapar a Shocker, a quien derrotó tras un complicado encuentro donde la balanza pudo inclinarse para cualquier lado. El duelo dejó ver muy poca técnica de estos dos gladiadores, en su lugar se mostró un combate de poder a poder, donde golpes y castigos fueron la constante, haciendo que la resistencia fuera vital para los contendientes, sin embargo una variante de Martillo Negro finiquitó el encuentro. “Una vez más demostré porque Rush es el número uno, humille rapando al ‘1000% Sapo’. Como siempre van a hablar que me regalaron algo, la gente vio como nos dimos arriba del ring, simplemente ganó el mejor”, aseguró Rush. El “Toro Blanco” sabe que en su poder tiene dos de las cabelleras más cotizadas del CMLL, consentidos de la afición con mucha experiencia, además a ambos les quitó el invicto, por lo cual quiere nuevos retos. “Le gané a un luchador que nadie había podido vencer, ahora tengo dos triunfos importantes, el primero rapando al Terrible y ahora a Shocker, pero quiero más”. Ahora su mente está enfocada en rapar al Negro Casas y posteriormente buscará un reto mayor: una máscara. “Ahora sigue el Negro Casas, lo voy a humillar y lo voy a retirar. Después de raparlo me gustaría una máscara de un grande, por qué no la de mi mismo compañero: La Sombra”. El público no se cansa de abuchear a Rush y él tampoco de hacerlo enojar y cada que gana los gritos en su contra aumentan, por lo cada victoria alimenta su ego. “Yo no busco que me aplaudan, no me interesa para nada, a mí ódienme que es lo que me encanta”, finalizó el gladiador técnico.

No te pierdas