Oro, una carrera vetiginosa y muerte repentina

Oro fue una estrella desde que inició su carrera, revolucionó el arte de la lucha libre y vio cortada su carrera de esa desafortunada manera.
Oro fue una estrella desde que inició su carrera, revolucionó el arte de la lucha libre y vio cortada su carrera de esa desafortunada manera.
 Oro fue una estrella desde que inició su carrera, revolucionó el arte de la lucha libre y vio cortada su carrera de esa desafortunada manera.
Ciudad de México -
  • Este 26 de octubre cumple 23 años de su partida

Oro fue una estrella desde que inició su carrera, revolucionó el arte de la lucha libre y vio cortada su carrera de esa desafortunada manera. Así de simple y compleja, la de Oro fue una trayectoria, situaciones y legado sin fin.

No fue el primer luchador en morir joven y en la plenitud de su carrera, tampoco el primero en perder la vida en el ring, pero si es el luchador que al fallecer se instaló en la memoria de los aficionados de manera permanente.

Oro murió muy joven y sobre el ring de manera súbita y trágica pero ese no es el hecho más relevante de su carrera, sobre todo, fue el luchador que más logros tuvo en menos tiempo además de ser quien mayor legado ha dejado a los gladiadores que después de él han pisado los rings mexicanos, pues definió y aportó con un estilo propio a la lucha libre.

Hijo del luchador Calavera II, Oro formó parte de la facción de los Metales con su hermano de Plata acompañados por Platino, desde su debut a finales de 1990, lograron ser una sociedad tan espectacular como efectiva. Posteriormente tomó distancia de la sociedad de los Metales para emprender proyectos y rivalidades por su cuenta, se hizo merecedor del mote del “Suicida del Ring” por la valentía y destreza de sus ejecuciones.

Tuvo como rivales a luchadores muy fuertes como Kahoz y Mano Negra éste último a quien arrebató el prestigiado Campeonato Mundial Medio de la NWA y con quien se esperaba que se pactaría la lucha de máscara contra máscara. Su carrera subió como la espuma de tal forma que fue llamado para presentarse en Japón con Último Dragón y Mil Máscaras.

Fue el 26 de octubre de 1994 cuando, en la lucha estelar de la Arena Coliseo, Oro tuvo de compañeros a Súper Porky y La Fiera para enfrentar a Dr. Wagner Jr., Jaque Mate y Kahoz, después de haber luchado pocos minutos, estaba fuera del ring se desvaneció, de inmediato fue llevado en camilla a los vestidores de la Arena Coliseo para recibir atención médica pero falleció camino al hospital.

Reconocido, respetado y admirado, por aficionados y compañeros de trabajo, dejó la piel en cada combate pues luchaba con una entrega y pasión pocas veces vistas pero desgraciadamente la lucha libre le cobró la factura más alta que puede haber, la propia vida.

A 23 años de distancia su memoria se mantiene firme tanto en los aficionados como entre los luchadores que compartieron ring con él. Es por esto que éste sábado 24 de octubre a las 17:30 hrs se celebrará una misa en su honor en la Arena Coliseo oficiada por Fray Tormenta.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×