Desde Los Fosos

Desde Los Fosos
Nombre, Venta, Recompensa y Obituario

“You better not talk if you came here for semantics...” Mars Volta

Toquemos varias notas que sobresalen en este descanso de F1 entre Turquía y España.

La definición de la batalla entre Lotus-Renault GP y Team Lotus por el nombre de Lotus debe definirse en mayo, aunque una posposición más no es improbable dada la complejidad del caso. En lo personal yo preferiría que uno se llame Team Caterham y el otro se llame Renault y dejen a Lotus descansar en paz, pues Lotus era otra cosa, ni francés ni malayo. Pronto sabremos que dicen los jueces ingleses.

Los intentos de compra de la F1 por arte de un grupo liderado por Rupert Murdoch (Fox, Sky, etc.) han encontrado férrea resistencia, pues Murdoch es gente de medios y se supone que el deporte debe ser para todos, por lo que si se le vende, no duden que lo haría exclusivo para sus suscriptores o algo similar. Pero la FIA tiene poder de veto en esta compra, además Bernie ha dicho que la F1 no está a la venta, lo mismo que CVC Capital Partners, los dueños mayoritarios. Max Mosley ha declarado persona no-grata a Murdoch en el automovilismo –su periódico sensacionalista News of the World fue el que develó el escándalo de las orgías de Max con cinco mujeres pagadas– y en general no es una persona que agrade, aunque tenga mucho dinero. Sus socios, mencionados sin que hayan aceptado que realmente estén con el australiano, van desde el fondo de inversión de la familia Agnelli (FIAT), hasta el mexicano Carlos Slim (Telmex) pasando por antiguos directivos de Facebook y Google con dinero abundante en las manos. Pero lo que hay detrás de estas pantallas es que los inversionistas árabes que han estado comprando porciones minoritarias n Ferrari, Mercedes y otras marcas, han decidido que ellos también podrían pujar por la F1, como negocio. Incluso un fondo de inversión que patrocinaba hasta 2010 a Ferrari (vean las cachuchas de Massa en 2009), se ha desligado de los italianos para poder ser comprador sin ser parte de equipo alguno. Hay mucho más en juego de lo que se ve, y los equipos no van a dejar que se venda sin su consentimiento, por lo que la negociación, si es que se da, va a ser larga y privada.

Intrigante es que en una serie como la Grand Am haya decidido ponerle un incentivo extra al aburrimiento  que –dicen ellos– significa ver ganar al equipo Ganassi-Telmex con Memo y Scott al volante, quienes han obtenido 12 de las últimas 15 carreras disputadas, por lo que la serie le puso precio a su cabeza: 25,000 USD a quien los derrote. Suena muy interesante y muy planeado mercadotécnicamente, pero se puede correr el riesgo de que un colero de esos que nunca gana, ni ganará, los saque de la pista por una parte del pastel y se lo cobre al que gane. Además, esos ejemplos cunden, imagínense que algún patrocinador de un equipo de F1, de un dinero adicional (aunque aquí estaríamos hablando de millones no de miles) al que le gane a Red Bull Racing, que lleva 6 de las últimas 8 carreras ganadas por Vettel con 7 PPs en el proceso. ¿Cuándo deja de ser un truco publicitario para volverse un peligro al juego limpio? Hay que pensar bien las cosas, pues en este deporte los golpes pueden significar muerte, no son raspones y teatro como en el panbol.

Recordemos a Paty Brault (SHR 150), la comentarista de F1 de Imevisión con Guy Lassauzet y Marco Tolama, quien se abrió paso a base de inteligencia, preparación y entusiasmo en un deporte dominado por los hombres. Falleció el lunes pasado y deja un hueco en el mundo. Nuestras condolencias a los Schinkel y Brault y oramos por su descanso.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas