Desde Los Fosos

Llegamos a media temporada justamente en Alemania, tierra del campeón reinante Sebastian Vettel, quien va en busca de su segunda corona al hilo, pero nunca ha ganado en su casa en F1.

Pronóstico Alemán 2011: Profeta en su Casa

“Did you realize that you were a champion in their eyes?…”  Steely Dan

Llegamos a media temporada  justamente en Alemania, tierra del campeón reinante Sebastian Vettel, quien va en busca de su segunda corona al hilo, pero nunca ha ganado en su casa en F1. Este año, por la alternancia democrática, digo, deportiva, se corre en la pista del nuevo (circa 1984) Nürburgring (el viejo data de 1925).   En este circuito se ha corrido dos veces el GP alemán: en 1985 cuando era de 4,556 metros, y en 2009 ya con la configuración de 5,148 metros que se acondicionó en 2002. Y muchos pensarán que también en 2007, la famosa carrera en la que a Lewis Hamilton lo regresaron con un tractor al asfalto tras patinarse en el río que se formó en la primera curva y no fue descalificado ni penalizado, pero ese fue el GP de Europa, al igual que otros que se corrieron de 1995 a 2006, aunque los de 1997 y 98 fueron llamados GP de Luxemburgo (la creatividad de Bernie para tener un segundo GP alemán en las épocas de gloria de Schumacher). Total que con la alternancia tenemos que en el GP alemán en el Nürburgring actual solamente ha ganado Mark Webber en 2009, y el que lo haga en 2011, que yo espero será Sebastian Vettel dad la superioridad que ha mostrado en la temporada, será apenas el segundo  y quizás último pues hay mucho rumores acerca de su viabilidad futura (más bien de la falta de). La carrera está pactada a 60 vueltas para una longitud total de 308.863 kilómetros en sentido del reloj, con 15 curvas, 9 de ellas a la derecha. El récord de pista es de Schumacher desde 2004 (con el motor de 3 litros obviamente) en 1’29.468”, y la VR en carrera hace dos años anduvo a casi 4 segundos, así que no esperen nuevos registros para esta ocasión.   Y una peculiaridad que tiene es que la Ese formada por las curvas 8 y 9, antes llamada la S de Audi es ahora la S de Schumacher, rebautizada así en 2007 cuando el heptacampeón se retiró. Lo raro es que no hay pistas en la F1 que tengan curvas con el nombre de pilotos en activo, excepto esta, y sólo por que el ‘Schuminator’ se aburrió del retiro. Analizando la pista vemos que no hay una recta dominante, la más larga es la de meta que es la carta parte de los casi 3 kilómetros de rectas del complejo. De la arrancada a la primera curva hay 500 metros, suficiente para asegurar que haya problemas en la cerrada derecha con camber negativo aunque excelente para la tribuna Mercedes que se ubica en esa zona en la corrida rumbo a al curva 3 que fue la sección remozada en 2002. La 3 es una horquilla lenta y muy corta que desemboca en la curva 4, otra derecha muy suelta. Viene otra recta y luego una izquierda-derecha que llevan rumbo a la horquilla que marca el regreso de la pista. Le sigue la S de Schumacher, muy rápida y acelerando y luego viene una recta que termina en otra izquierda-derecha pero en una hondonada. Una recta con una derecha acelerando (la curva 12) lleva hacia la chicana final que es muy técnica y si se apura la frenada presenta posibilidades de rebase. Cierra la vuelta con otra curva a la derecha, que acaba en el inicio de la recta de meta y es muy cerrada. Un circuito de manejo intenso, sin descanso en las rectas cortas y con frenadas duras pues hay 3 curvas abajo de 100 kph –ninguna de 1ª velocidad– y otras tantas arriba de 250 kph. Y regresamos a las reglas pre-Valencia, con mapeo de motor agresivo y escapes sopladores por lo cual McLaren debe recuperarse para ser segundo detrás del RB7 y veremos, si Ferrari no fue flor de un Silverstone. Sergio Pérez, con buena posibilidad de puntos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas