Recordando a Pedro a 40 Años

El lunes 11 de julio se cumplieron exactamente 40 años del fallecimiento de Pedro Rodríguez en el Norisring.

“If it takes 40 years, I’ll walk the thunder and the rain ...” Counting Crows El lunes 11 de julio se cumplieron exactamente 40 años del fallecimiento de Pedro Rodríguez en el Norisring. No sé si lo sepan, pero la Scuderia Hermanos Rodríguez AC, cuyo presidente es César Tiberio Jiménez –el piloto de Monterrey multicampeón nacional y también comentarista de televisión–, organizó un viaje conmemorativo al Norisring precisamente para recordar la fecha. Coincidió con la carrera del DTM; la serie de turismos más importante del mundo (aunque no sea campeonato mundial como el WTCC). La cual se efectuó el 3 de julio, por lo que el viernes 1 de ese mes estuvimos a las 6:30 de la tarde en la placa que se encuentra en el sitio en el que chocó Pedro hace 40 años y tuvimos una emotiva ceremonia. Éramos una delegación pequeña de mexicanos, 10 para ser exactos, pero solamente el que esto escribe estuvo hace cinco años cuando se inauguró la placa por parte de las autoridades de la ciudad, las cuales mandaron esta vez al asistente del alcalde a presidir la ceremonia, junto con Wolfgang Schlosser, secretario del Motorsport Club Nürnberg (MCN), organizador de la carrera. Hubo unas 200 personas, pese a que la pista estaba abierta a que los pilotos circularan en sus autos privados, motonetas o bicicletas a baja velocidad para reconocimiento de la misma. La familia Hofmockel, miembros del MCN y de la Scuderia además de comisarios en la horquilla amplia del circuito, repartieron camisas conmemorativas y Wolfgang relató como a los 11 años veía la carrera con su padre, Helmut, también directivo del MCN, y unas tres vueltas antes del accidente éste le dijo que presentía algo malo, lo dejó en la torre de control, y bajó a la pista; él terminaría siendo quien sacó a Pedro del Ferrari 512M en llamas, sufriendo quemaduras de segundo grado en su afán por rescatar al piloto mexicano. El asistente del alcalde para asuntos sociales agradeció también la presencia de los mexicanos en esa tierra y dijo que Pedro, a 40 años de distancia, sigue siendo un referente en el mundo del automovilismo y que frecuentemente aparecen flores en su memorial, puestas por aficionados anónimos que rinden tributo al fallecido héroe deportivo. Cerró las intervenciones César, acompañado por Jorge Ríos Hellig, otro de los miembros de la SHR, quien tradujo con anticipación al alemán el discurso que escribí para nuestro presidente. Nos acompañó también Chris van de Wiele, el delegado belga de la Scuderia, quien también estuvo ahí en 2006 en la ceremonia inaugural de la placa conmemorativa. Durante todo el fin de semana las demostraciones de afecto de parte de los aficionados y directivos, incluso de pilotos de los equipos Audi y Mercedes, así como de representantes de la prensa que cubre el DTM, fueron amplias y efusivas. Pero lo que faltó fue la presencia oficial, pues ya sabemos que en las embajadas mexicanas los eventos que no tienen el glamor del coctel de bienvenida, los actos y cenas con discursos vacíos  y demás nimiedades diplomáticas, no son del interés y ni el embajador ni sus asistentes pudieron acepta la invitación por sus múltiples compromisos (claro era viernes en la noche) seguramente contraídos con anterioridad. Es más para que respondieran a la invitación se les tuvo que recordar que la ley marca un tiempo de respuesta de los funcionarios a una petición ciudadana, si no, seguiríamos esperando que le dieran atención. No hicieron falta, pero su ausencia impide que vaya el alcalde, por aquello de las jerarquías.  Ya veremos si en 2016 asisten.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas