Desde los Fosos

Pues se completó el trámite y Sebastian Vettel es el bicampeón más joven de la historia.

Crónica de una Corona Anunciada “Here I go again…” Whitesnake Pues se completó el trámite y Sebastian Vettel es el bicampeón más joven de la historia. Aunque no ganó la carrera pues cuando atacaba al final le dijeron que se calmara que con el podio tenía ya que el equipo no quería arriesgar que un intento de rebase del germano contra Alonso en la pelea por el segundo sitio fuera a dejarlo eliminado y al ir ganando Button, la definición se alargaba a Corea. Claro que también el mandaron el mensaje a Webber que no se sintiera que podía alcanzar a Vettel y que mantuviera su posición, por lo que al final la carrera se volvió de trámite, pero Button marcó la Vuelta Rápida –una milésima menos que la de Sergio Pérez aunque su McLaren tenía llantas intermedias o blancas, mientras que el Sauber del tapatío calzaba las suaves, o amarillas– al final como para demostrar que de todo modos no lo alcanzaban. Al inicio del año en los pronósticos de pretemporada dije que Vettel se coronaba en Corea y fue todavía más abrumador su dominio, pues lo logró una carrera antes. Yo calculaba que cuando faltaran 75 puntos ya tendría más ventaja, y lo hizo faltando 100 por disputarse. Y el alemán rindió tributo al ídolo de su niñez, Michael Schumacher por supuesto, al decir que aunque él era el bicampeón más joven, el ‘Schumi’ era el heptacampeón más joven, buen detalle clásico del sentido del humor del también llamado ‘Baby Schumi’. Por cierto que Michael también dijo que él compartía un poco del orgullo del bicampeonato de su casi ahijado. La carrera en sí demostró que sí hay afinidad entre los dos campeones germanos pues Vettel hizo una arrancada a la Schumacher moviéndose de lado a lado de la pista y mandó a Button al pasto, lo que provocó que Lewis pasara a su coequipero y se pusiera segundo un rato hasta que una pinchadura lo mandó a los fosos y ya nunca se recuperó y luego hizo su clásica burrada de carrera, digo movida impetuosa de carrera (es que si le dices burro al mulato inglés todos su fanáticos se molestan, je, je, je) y le pegó a Massa, quien otra vez ni la debía ni la temía y le arruinó la carrera al volarle un pedacito del alerón delantero y dañarle el piso, pero lo que es sintomático es que Lewis está peleando con Massa, cuando debería estar luchando con los otros campeones y Webber. Pero ese es el lugar que ha obtenido con sus constantes errores y faltas de criterio, mientras Button ya lo supera bastante ampliamente y tiene más victorias en lo que es su equipo, McLaren. Incluso, con la firma de Button hasta 2016, yo no descarto que Lewis se busque nuevos aires pues ya le dijeron que será el hijo de Ron Dennis, pero el hijo mal portado, mientras Jenson es el educado y se ha vuelto el favorito. Lo que es todavía más interesante es que por octava carrera seguida un piloto eliminado en la Q1 llegó a los puntos, y esta vez fue Nico Rosberg, quien rebasó desde el sitio 13 hasta apropiarse del punto final, pero todavía más impresionante fue que nuestro Sergio Pérez salió 17 y alcanzó el octavo sitio con una carrera de las suyas, manejando cuidadoso sus neumáticos, inicialmente los blancos para cerrar con los amarillos y remontar hasta cerca de Massa, aunque ya no le alcanzó para presionar al Ferrari. Sauber sumó unos cuantos puntos y se acercó a Force India en la batalla por el sexto sitio, el mejor del resto, justo en el fin de semana en que se dejaba conocer que el equipo indio podría estar a la venta, lo que fue desmentido enfáticamente por el dueño. El cierre se pone interesante y ya sin órdenes ni cuidados.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas