Desde Los Fosos

Ya acabó la temporada y nos toca reflexionar sobre la temporada de Sergio Pérez; todos tienen derecho a su opinión, pero veamos una comparación basada en los números y la historia.

UN BUEN AÑO QUE EN EL FUTURO PUEDE SER MEJOR “Here’s to what the future brings, I know tomorrow you’ll find better things…” The Kinks Ya acabó la temporada y nos toca reflexionar sobre la temporada de Sergio Pérez; todos tienen derecho a su opinión, pero veamos una comparación basada en los números y la historia no en la clásica subjetividad del “yo creo” que acostumbran los pseudoperiodistas. México solo ha tenido cuatro pilotos de F1 antes de Sergio. Son - Ricardo Rodríguez (RR), quien corrió cinco GPs entre 1961 y 1962, más un para de pruebas no puntuables y una exhibición y sacó .4 puntos en su carrera. - Pedro Rodríguez (PR), quien corrió entre 1963 y 1971 en 54 GPs y ganó dos, además de obtener siete podios y 71 puntos. - Moisés Solana (MS), quien corrió ocho GPs entre 1963- y 1968 sin obtener puntos. - Héctor Alonso Rebaque (HAR), quien participó en 41 GPs de 1977 a 1981 más una fecha no puntuable en 1983 y sumó 13 tantos en su cuenta. Para que se note que las comparaciones son imposibles, pues las condiciones son completamente distintas a cuando corrieron los cuatro ases del automovilismo mexicano, hay que destacar las variables que impiden la comparación directa. La primera de ellas es el sistema de puntuación que, en los tiempos en que corrieron RR, PR, MS y HAR, era de premiar a los seis primeros con 9-6-4-3-2-1 tantos, y ahora es para los 10 primeros al son de 25-18-15-12-10-8-6-4-2-1. Sí, ahora son más los que se premian y la recompensa es mayor, por lo que ajustando digamos, los puntos de Ricardo serían 20 en cinco carreras, lo que ya es mucho más significativo,  Rebaque tendría 62 y Pedro 268, pero en los tres casos sin contar los sitios del 7 al 10 que pudieron haber obtenido y que actualmente les darían todavía más puntos. Sergio obtuvo 14 puntos, por lo que, según estas reglas, en un solo año supera a todos los demás pilotos mexicanos, excepto a Pedro. Otra variable son los equipos, pues realmente Sergio corre en uno de media tabla cuyo mejor desempeño puede ser medido por el quinto sitio que obtuvo su coequipero Kobayashi, mientras que los Rodríguez y Rebaque corrieron en equipos que tenían el potencial de ganar. Moisés es un caso aparte pues aunque corrió en equipos buenos, lo hizo en el tercer auto, mal atendido y mal preparado por los mecánicos que le daban el tiempo que les sobraba. Por eso, Sergio todavía no tiene posibilidad de pelear para obtener un cuarto sitio como los que los otros tres lograron en sus carreras.   También hay que considerar las temporadas, pues ahora son de 19 carreras,, o sea, más que las que corrieron RR y MS en varios años y para cuando Sergio cumpla tres años en la máxima categoría, deberá ser el piloto mexicano con más GPs corridos en la historia. Como ejemplo, Ricardo tuvo un cuarto sitio en su tercer GP y Pedro ganó su noveno GP en su quinto año distinto de carrera, mientras, Sergio lleva ya 17 GPs en una temporada y eso que se perdió dos más por el choque de Mónaco. También están las calificaciones en las que antes no se eliminaba a los pilotos más lentos y todos rodaban tratando de lograr el mejor tiempo en todas las sesiones. RR debutó con una primera fila en su primera carrera en 1961, entre 32 autos que calificaron de 37 inscritos, sitio que igualo nueve años después su hermano, mientras HAR logró un sexto y MS un séptimo como sus mejores posiciones de partida. En la actualidad, con los dos RB7, los dos MP4-26 y los dos F150° Italia, es casi imposible calificar adelante del sexto sitio, y si se suma al menos uno de los MGP02, realmente la batalla queda por el octavo sitio,  pero hay que guardar llantas por estrategia, pues los equipos medianos que llegan a la Q3, como es el caso de Sauber,, generalmente ya no corren por ese sitio. Lo que no ha cambiado es que la posición de salida afecta mucho la posibilidad de marcar puntos, y ahí hay una severa desventaja para Sergio, como la tuvo HAR cuando manejaba para su equipo propio entre 1978 y 1979. Su mejor lugar en el año fue el noveno y pasó tres veces a la Q3, lo cual es muy meritorio. Tomando en cuenta todo lo anterior, ¿qué se puede decir de la temporada de Sergio? La expectativa personal antes del inicio del año era que obtuviera puntos en unas 3-5 carreras, quizás un séptimo sitio, y que superar a su coequipero en la calificación un tercio de las veces además de pasar una o dos veces a la Q3. Sergio sacó puntos en cinco carreras (de hecho en seis si contamos el debut en Australia que le marcó una descalificación por un error milimétrico del equipo en la medición de su alerón trasero), así que ya cumplió en el rango alto en puntos. Ya obtuvo un séptimo sitio, así que también cumplió por lo alto en resultados. Contra Kobayashi queda 11-7 en calificaciones, así que supera por mucho la expectativa y sus tres veces en la Q3, también supera la expectativa y,, más importante, marca el gran potencial que tiene nuestro piloto.   Pero además, se ha significado como un piloto estable, que sabe manejar su paso de carrera de acuerdo a las circunstancias tácticas y que puede apretar el paso cuando se necesita para pelear. Es un excelente conservador de llantas con su ritmo, aunque a veces le ponen misiones casi imposibles como aguantar media carrera con un juego. Claro, ha tenido choques, penalizaciones de varios tipos, remontadas brillantes, arrancadas buenas y malas, pero ha cumplido arriba de lo que se esperaba para él en forma realista (y hay que aclarar que los que dicen que esperaban podios y triunfos, solamente demuestran ignorancia en el tema; en la F1 no se gana con consignas de color verde). Me parece que solamente los errores le han costado el título del Novato del Año, que ganó Paul Di Resta con su muy superior Force India. Vean: los puntos de Australia, los de la caja en Italia cuando iba séptimo y los de Mónaco (donde Kamui fue séptimo y arrancó detrás de lo que hubiera sido el sitio de Sergio en la parrilla, más la falta de Canadá, ahí está la diferencia, porque además Paul heredó puntos que él dejó en Australia e Italia. Me recuerda un poco la historia de la GP2, cuando Addax le costó muchos puntos y Pastor se le escapó, pero hoy vemos que a Pastor le falta mucho para ser comparado con el tapatío. En suma, hay piloto; falta auto de primera línea, pero eso sólo se logra con buenas actuaciones con los de medio pelo; y el futuro es promisorio, como ya se han dado cuenta muchos otros en el paddock de la Fórmula Uno.

Carlos Eduardo Jalife Villalón Twitter @scuderiargz FB Scuderia Rodríguez scuderiargz@yahoo.com.mx 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas