Marco Automovilístico

Después de tres años en que los cierres de la temporada de Fórmula Uno han sido espectaculares, la insistencia por parte de la FIA y otros involucrados en la Máxima Categoría...

Voces que deben ser escuchadas

Después de tres años en que los cierres de la temporada de Fórmula Uno han sido espectaculares, la insistencia por parte de la FIA y otros involucrados en la Máxima Categoría respecto a que se deben encontrar nuevas formas de acrecentar el espectáculo, creando de paso la posibilidad de que suceda todo lo contrario, tuvimos un primer Gran Premio de esta nueva temporada, que no deja ver lo suficiente en cuestión de uno de los temas álgidos, que es la cantidad de rebases.

A esto, ahora se suma un creciente descontento por lo que pueda pasar con la Fórmula Uno en el, parecería, aún lejano 2013. Hay quienes como Sebastian Vettel, ni más ni menos campeón reinante, quien vive sorprendiendo por su madurez y diáfano pensamiento no obstante su corta edad, externan su opinión sobre los cambios planeados para ese año.

Vettel no quiere saber nada del cambio a un motor de cuatro cilindros y se declara abierto enemigo del KERS (Sistema de Recuperación de Energía Cinética) y cuando se le preguntó que haría en cuestión de motores, contestó que él pondría un motor de 12 cilindros en V. El piloto alemán dice que eso es más verde de lo que usan ahora.

Vettel dice que le gustaría tener mucha potencia a su disposición, un agradable sonido y una máquina tan brutal que lo obligara a llegar arriba de su límite cada vez que se subiera al auto. Bernie Ecclestone, en guerra abierta con el presidente de la FIA, Jean Todt, por supuesto lo apoya; además de que le gustaría que Sebastian fuera su yerno. Pero esa es harina de otro costal, aunque Ecclestone ha dicho que está preocupado por el sonido de los pequeños motores turbo planeados para el 2013.

Por otro lado, Niki Lauda despotrica contra los cambios efectuados para esta temporada y dice que el alerón trasero ajustable es “la idea más estúpida” que los jefes de la Fórmula Uno hayan implementado jamás.

Lauda, tres veces campeón del mundo, siempre ha sido abiertamente franco y su argumento es que un rebase es algo que debe ser decidido por los pilotos y no por un emisario de la FIA encendiendo luces verdes en la cabina que les indiquen que suban o bajen un alerón.

Muchos coinciden en que el sistema fue un fracaso en Melbourne, dado que hubo más rebases sin la ayuda de este llamado sistema de reducción de arrastre (DRS por sus siglas en Inglés) y Lauda dice que él nunca lo hubiera siquiera considerado. El punto aquí es que estamos hablando de un joven de menos de 25 años y de un hombre mayor de 60, ambos campeones mundiales que algo deben saber respecto a potencia y rebases.

Voces que deberían ser escuchadas

Una de las metas de la nueva Fórmula Uno para el 2013 es crear motores más sustentables y ayudar a la industria automotriz a desarrollar nuevas tecnologías (ahí vamos de nuevo); sin embargo, hay quienes se quejan de los costos involucrados. Pero aquí el asunto es que nadie está obligando a los fabricantes a quedarse y no sólo eso, ya vimos que cuando se les antoja o no les parece como les fue cuando esperaban acabar con el cuadro, simplemente se van. Así que ojo con la FIA y sus intereses ajenos a lo deportivo.

Este fin de semana se corre el Gran Premio de Malasia sobre una pista (Sepang) que le gusta a la mayoría de los pilotos y que ofrece buenas posibilidades de rebase dado que en algunas curvas se pueden tomar diferentes líneas; algo poco común en la F1. Un circuito, que por rápido, se convierte en un reto muy especial.

Aquí, las condiciones climáticas son extremas, la combinación de humedad y calor, propician la posibilidad de que llueva tanto en la calificación como en la carrera.

Las posibilidades de rebase bajo frenada, la necesidad de una aerodinámica eficiente y a diferencia de Melbourne, las condiciones adversas para las llantas por las altas temperaturas, crean el escenario ideal para la redención del equipo Sauber, que deberá darle a sus pilotos, especialmente al mexicano Sergio Pérez, la misma oportunidad que en Australia, pero con un auto que cumpla con el reglamento.

Vamos Checo!

Notas:

La pista de Sepang es la que tiene menores posibilidades de ver un auto de seguridad. En los últimos 10 años lo han usado dos veces.

Para soportar el calor y la humedad un equipo puede consumir 4,000 botellas de agua en 4 días, empinarse 1,000 bebidas energéticas y 1,000 latas de refresco.

¿Quieren gozar el Gran Premio al máximo? Prendan la tele, bájenle el volumen, conéctense a Internet y métanse a la Sexta española. Extraordinarios comentarios de pilotos de F1 como Marc Gene y Pedro de la Rosa. Verán como lo disfrutan.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas