¿Ya le ganó el espectáculo al deporte?

Es indudable que en el Gran Premio de Turquía tuvimos un gran espectáculo, dictado básicamente por lo que se ha convertido en el factor más importante de esta temporada, las llantas...

Es indudable que en el Gran Premio de Turquía tuvimos un gran espectáculo, dictado básicamente por lo que se ha convertido en el factor más importante de esta temporada, las llantas; a las que se suman en mayor o menor grado, el DRS y el KERS. En esta carrera tuvimos un total de 80 paradas entre los equipos para cambiar hule, nuevo y usado, y eso que nunca llegó la tan anunciada lluvia de todo el fin de semana; solamente el viernes por la mañana tuvieron que lidiar los pilotos y equipos con el factor, que por cierto ayudó a que pudiésemos ver la magnitud del dominio que Sebastian Vettel ha llegado a tener de las carreras: Dio cuatro vueltas sobre mojado, tuvo un choque fuertísimo que lo dejó sin posibilidad de salir a la segunda sesión del viernes, rodó la hora de práctica del sábado y después de pasar Q1 y Q2, sólo dio una vuelta en Q3. Luego, por supuesto, ganó. ¡Increíble! Regresando a las llantas, nunca habíamos visto tantas paradas desde Grandes Premios corridos en Donington (1993) y Nurburgring (2007), pero en estos tuvimos situaciones de mojado, seco, mojado, lo que no sucedió en Istanbul Park. Aquí tuvimos el elemento degradación que ha sido la norma y la mejor estrategia de carrera fue de quienes visitaron cuatro veces los pits para cambiar sus neumáticos. Gracias a ese elemento, las acciones en la pista fueron disfrutadas tanto por los pilotos como por el público, la demostración de Kobayashi, la “respetuosa” pelea entre los pilotos de McLaren, Button y Hamilton y muchos otros momentos que para el “Show” están muy bien. Pero que artificial resulta todo esto y que tan confuso para los aficionados, sobre todo aquellos que no tienen la fortuna de escuchar a comentaristas que puedan hacerles entender la realidad de lo que está pasando sobre la pista. Al margen de la utilización del DRS y el KERS como mencionaba líneas arriba, ¿qué tantos rebases no se hacían porque unos pilotos rodaban con llantas nuevas o mejores que las de sus rivales? y ¿es la estrategia también la que ahora dicta los resultados y no los pilotos sobre la pista? Está bien que hay campeonato de pilotos y constructores, pero cuál es el siguiente paso: ¿el campeonato de los estrategas y el de los mecánicos cambia llantas que como con Massa y otros tiene en sus manos el resultado de las carreras? No me lo tomen a mal, pero ahora, las carreras ya no arrancan cuando se apagan las luces, sino cuando desde la calificación se decide, inclusive, que ya no interesa tanto pelear por la pole como tener llantas nuevas o en las mejores condiciones posibles para las carreras; solo baste recordar lo que han hecho pilotos como Webber en carreras anteriores. Donde queda la excelencia del piloto como Jarno Trulli, que siempre fue el rey para sacar lo mejor de sus llantas en una sola vuelta, algo con lo que siempre sufrieron pilotos como Coulthard e inclusive Michael Schumacher. Comprometer la posición en la parrilla para guardar un juego de llantas nuevas para la carrera, parece darle la razón al mismo Trulli, quien dice que esto es el fin de la calificación en la F1. Así que hay más espectáculo, ¿pero eso es lo que queremos de la F1? Finalmente, todo está muy bien si todo se reduce a que haya ese espectáculo, pero donde está la esencia de la categoría; de todas formas está ganado un solo piloto y es un equipo el que domina ampliamente a sus rivales. Rebasar, “tiene” que ser difícil en la Máxima Categoría y tarea de los “mejores” pilotos del mundo; no puede ser rebaso y me rebasas, cambio llantas y cambias llantas y volvemos a lo mismo, pero allá adelante hay a quien después de pasarle de todo calificó en la pole y nos está ganando, avasallando. En años recientes no teníamos el elemento degradación de las llantas ni las ayudas artificiales de DRS y KERS y los campeonatos se definieron hasta la última carrera y ahora resulta que tendremos campeón casi a la mitad de la temporada. ¿Es ese el gran logro en la búsqueda por dar un mayor espectáculo? Me parece que el tiro va a salir por la culata, a menos que como en muchas otras cosas, les importe más crear un circo romano que tener seguidores con un grado más de intelecto deportivo. Y falta todavía el elemento seguridad, que va en picada a una gran velocidad; ojala y no haya, muy pronto, de que arrepentirse.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas