Forjando al Talento

Hace mucho tiempo que existen entidades dedicadas a la promoción y preparación del talento joven en el Automovilismo Deportivo.

Hace mucho tiempo que existen entidades dedicadas a la promoción y preparación del talento joven en el Automovilismo Deportivo.

Una de las mejores y más productivas ha sido, indudablemente, la de la compañía petrolera francesa Elf, creadora de La Filiere, organización que entre sus mayores logros está haber ayudado a 30 pilotos a llegar a la Fórmula Uno.

De la mano de Elf, me parece que la Federación de Automovilismo Deportivo de un país que más ha ayudado a sus pilotos, también es la francesa y actualmente, España es el país que más atiende a su creciente y talentosa camada.

Armadoras involucradas en la F1, equipos, individuos, algunos países y entidades privadas, también se unieron a esta práctica que recluta talento cada vez más joven, de la mano del talento casi listo para entregar resultados.

Así, a Elf se fueron uniendo Toyota, Honda, Renault, Mercedes y otras como las que se tienen actualmente con Vodafone McLaren Mercedes, Air Asia Team Lotus y Gravity-Charouz, que viene siendo herencia del programa iniciado por Renault.

La revista inglesa Autosport se unió a este tipo de promoción apoyando en forma muy importante al talento de la Gran Bretaña y han tenido mucho éxito.

Y en este momento, me parece que el más exitoso de los programas de desarrollo de pilotos es del de Red Bull, por el altísimo nivel de talento que guarda en su establo.

El más completo de los programas tiene que ser el que recoja el talento en el Karting, la mejor escuela de manejo del mundo y la forma más pura de Automovilismo Deportivo que existe.

Un piloto que brilla en el Karting es la materia prima más valiosa para los programas de desarrollo y quienes los manejan lo saben perfectamente.

En los últimos tiempos, mientras el Automovilismo Deportivo crece con gran rapidez globalmente, países como China e India han iniciado programas de desarrollo de pilotos e inclusive en México se ha creado uno, pero como el de Escudería Telmex, son temas que merecen un espacio especial.

Entre los más recientes, tenemos el llamado horno de talento de la Ferrari Driver Academy, creada apenas en el 2008. Ante la necesidad de no solamente hacer acopio de esa materia prima, como los equipos y marcas competidoras, la Academy prepara a sus jóvenes reclutas en todas las áreas en las que tiene que ser ducho en la actualidad un piloto de alto nivel.

Desde la preparación física y mental y las pruebas sobre la pista y en simuladores, hasta los conocimientos de mercadotecnia y relaciones públicas que se requieren para navegar en el sofisticado mar donde nadan los peces gordos de las corporaciones internacionales y los medios de comunicación.

Todo y todos, siempre, con un solo objetivo: entrenarlos para un futuro en la Fórmula Uno. Una categoría en cuyas carreras sólo pueden arrancar 24 pilotos.

Para nosotros, la importancia de la Ferrari Driver Academy radica en el hecho de tener entre sus miembros a un piloto mexicano y entre sus planes de expansión mundial, a una serie en proceso de formación cuya base también se encuentra en México.

Sergio Pérez fue reclutado por la Academy y comparte sus aulas con Jules Bianchi, Brandon Maisano, Raffaele Marciello y la joven maravilla canadiense Lance Stroll.

Irónicamente, el único de los reclutas que no tiene un reconocimiento de participación en el Karting en los CV que aparecen en la lista es el piloto mexicano; sin embargo, ya graduado a la Máxima Categoría, el dato se convierte en anecdótico.

Hace unos días, tras el cierre de los cursos de la Academy, que van de marzo a septiembre, Sergio Pérez y Jules Bianchi tuvieron oportunidad de manejar en Fiorano el Ferrari F60 del 2009. Una oportunidad que en su momento fue anunciada como tete a tete y terminó como jornada de prueba, que no evaluación, con programa diferente para cada uno de ellos.

Con esto, la diferencia en los tiempos entre Bianchi (70 vueltas y de 1’00”213 la más rápida) y Sergio (46 vueltas y de 1’00”650 la más rápida) dejó de tener significado alguno. Al terminar, el encargado de la Academy, Luca Baldisserri dijo: “Sergio impresionó no obstante ser esta su primera vez tras el volante de un Ferrari. Probó ser agresivo y rápido desde el principio y pudo adaptarse al auto en muy poco tiempo. Es muy maduro o para su edad y mostró un entendimiento que va más allá del tiempo que ha pasado en monoplazas”.

Hace no mucho tiempo, otro piloto mexicano tuvo la oportunidad de manejar el F60, aunque en esa ocasión, en prueba oficial de novatos, cuando el auto también era el oficial de Ferrari para la temporada.

Pablo Sánchez López fue más rápido que quienes lo habían superado en el campeonato de F3 Italiana de ese año, Daniel Zampieri y Marco Zipoli; por cierto, Zampieri reclutado y ya separado de la Academy.

Los tres pilotos dieron 122 vueltas cada uno a la pista de Jerez de la frontera en España.

“Los muchachos aprovecharon la oportunidad que se les dio con mucha madurez y este fue un reto mucho más difícil que el que enfrentaron aquellos que manejaron en Fiorano el año pasado”, dijo entonces Baldisserri. “Aquí, hubo otros pilotos jóvenes pilotos sobre la pista, todos decididos a mostrar su potencial, aunque la pista en sí es más complicada. Creo que más de este tipo de eventos es lo que debe hacer la Fórmula Uno”.

El trabajo ha seguido. La Ferrari Driver Academy ha crecido y ahora tiene en sus filas al piloto mexicano. Las otras promociones también siguen trabajando y cada vez se generará más talento. Ya son dos los jóvenes pilotos mexicanos que han tenido la oportunidad de probar el auto soñado por todos.

Esperemos que en México se siga el ejemplo de Escudería Telmex y el de la amalgama FEMADAC/CONADE, porque como en muchas otras áreas del deporte y la educación, se debe hacer el mayor esfuerzo por apoyar al talento joven que solamente está esperando una oportunidad para demostrar lo que puede hacer.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas