El que pega primero...

Acabó la pretemporada de la Máxima Categoría con miras a una campaña que podría cambiar algunas cosas, principalmente entre los equipos que aspiran a meterse a la pelea con las llamadas Power Houses.

Acabó la pretemporada de la Máxima Categoría con miras a una campaña que podría cambiar algunas cosas, principalmente entre los equipos que aspiran a meterse a la pelea con las llamadas “Power Houses” como McLaren, Ferrari, Red Bull y Mercedes.

Después de tener la oportunidad de seguir de cerca lo sucedido en Jerez y Barcelona, podemos finalmente ver que en esta ocasión realmente no hubo un piloto o equipo que dominara lo que se ha dado en llamar campeonato de invierno.

Podríamos pensar que el equipo mejor preparado para llegar a la primera carrera en Melbourne, donde se corre el Gran Premio de Australia es McLaren, por haber mostrado el mayor equilibrio entre velocidad y confiabilidad.

Sin embargo, no deja de ser un ejercicio común especular con que hay equipos que están guardando algo que sólo sacarán a  la luz precisamente en el Albert Park, cuando se encienda la luz verde para iniciar esa primera Grande Epreuve del año.

Pero basta ver lo que sucedió en las últimas pruebas colectivas de Barcelona para darnos cuenta que difícilmente algún equipo pudo ocultar sus fortalezas, como uno que otro tampoco pudo hacerlo con sus debilidades.

Es un hecho que de los más fuertes, el que aparentemente tiene mayores problemas es Ferrari, al grado de que han hecho una modificación de último momento en sus pontones laterales y ahora buscan pasar nuevamente las pruebas de choque de la FIA. Cual sea el problema sólo ellos lo saben y aseguran tenerlo localizado, pero hay intranquilidad en el campo de Maranello.

Red Bull también enfrentó vicisitudes, mismas que le han obligado a preparar una versión B de su nuevo modelo para llevar a Australia y Mercedes quedó convertida en la mayor interrogante, porque realmente no dejo ver realmente ni sus fortalezas ni sus debilidades, pero podríamos pensar que están preparados para dar una sorpresa.

Eso nos lleva a los equipos que tratarán de dar batalla a los poderosos, mientras escenifican una muy fragorosa entre ellos.

Lotus, Force India, Sauber, Williams y Toro Rosso mostraron durante las pruebas sus avances, ahora que las reglas pusieron a los diseñadores y a los ingenieros a trabajar muy duro para encontrar no solo lo que les pudiera acercar a los grandes, sino a poderles dar uno que otro susto.

Principalmente, me parece, Lotus y Force India; pero no debemos dejar a un lado el hecho de que Sergio Pérez llamó mucho la atención con el tiempo que le puso a la cabeza de la tabla en el penúltimo día de pruebas en Barcelona; un tiempo que fue el más rápido en la tabla de tiempos combinados de todos los días de prueba realizados hasta ese momento en el circuito de Cataluña; sólo superado en el último día por el de Kimi Raikkonen.

Está claro que Checo Pérez quiere hacer de su segundo año en la Gran Carpa, uno que le permita demostrar que efectivamente, pertenece a la crema y nata de los mejores pilotos del mundo.

En Barcelona, llamó la atención que 17 pilotos quedarán dentro del mismo segundo en los tiempos combinados; lo que refuerza la idea de que, efectivamente, todos los equipos enseñaron lo que en realidad tienen y están muy parejos de cara al inicio de la nueva campaña.

Pero si bien Force India se mostró muy fuerte, principalmente con Nico Hulkenberg, y Toro Rosso pareció comprobar que la decisión de dar oportunidad a Daniel Ricciardo y Jean-Eric Vergne fue la correcta, Lotus parece ser el mejor candidato para colarse a los terrenos de los grandes; o mejor dicho a recuperar un espacio al que, como Williams, pertenece.

En su espectacular regreso a la Fórmula Uno, Kimi Raikkonen demostró que no perdió nada de lo que siempre ha tenido como piloto y que su motivación permanece intacta.

Y en las pruebas de pretemporada nos enseñó que el que pega primero, también pega al último.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas