Marco Automovilístico

Las tiendas de la Fórmula Uno tienen un letrero colgado a sus puertas que reza: Cerrado hasta el 2 de septiembre.

Tiempo de Vacaciones

Las tiendas de la Fórmula Uno tienen un letrero colgado a sus puertas que reza: Cerrado hasta el 2 de septiembre.

Desde que Eddie Jordan se convirtió en paladín de causa para los miembros de la Gran Carpa y sus familias, las vacaciones para la Máxima Categoría nunca habían llegado en mejor momento.

Ésta sin duda ha sido una temporada muy especial, sobre todo para los equipos de punta, que debido a los cambios en el reglamento han visto reducida sustancialmente su ventaja sobres sus competidores, incluyendo algunos que ya no consideraban como tales.

De las cuatro semanas, la mayoría parece coincidir en que las dos primeras serán aprovechadas para descansar y como coloquialmente se dice, “recargar las pilas” y las dos restantes, según algunos, principalmente entre los pilotos, para prepararse con miras a la segunda parte de la campaña, misma que ya inició con el Gran Premio de Hungría.

¿Pero realmente se detendrá todo? Lo dudo.

En este momento, tras bambalinas se manejan temas que van desde las nuevas contrataciones de los pilotos, hasta una serie de asuntos que tienen que ver con el Acuerdo de la Concordia, el Doble DRS, el botón para controlar la altura de viaje de los autos, el calendario del 2013 y los motores para el 2014, entre otros.

Entre estos temas hay dos que nos conciernen: Uno es el de Sergio Pérez y su destino dentro de la Máxima Categoría y otro el Gran Premio de México.

Sobre Sergio escribí la semana pasada y el único cambio significativo es que reconoce que ahora si presionará a Ferrari para saber si tiene oportunidad o no de correr para ellos ocupando el asiento de Felipe Massa.

“Es hora de saber si existe una oportunidad con Ferrari o con otro equipo”, dijo Sergio a la AP.

No se por qué me da la impresión de que este es un arroz que ya se coció, pero debo luchar por no caer en esa irrefrenable ansia de verlo montado sobre un Cavallino Rampante, una que comparten una gran cantidad de aficionados.

Como todos, me mantengo atento hasta de la más mínima señal que salga por ahí y me he convertido en ávido lector de “entre líneas”.

Todo esto empezó, ¿o acabó? cuando Mark Webber decidió quedarse con Red Bull. Webber era deseado por Ferrari, un buen doméstico que como claro número dos podía empujar a Fernando Alonso, trabajar de la mano con él, sumar puntos para el equipo y quizá hasta hacerle al Eddie Irvine si Fernando tuviera un problema.

Todo esto sin el riesgo de crear un enfrentamiento @ la McLaren como el que vivieron Hamilton y Alonso.

Ferrari tiene que ser cuidadosa de que no se repita lo que sucedió cuando Massa tuvo su accidente en Hungría. Sus reemplazos, Badoer y Fisichella, fueron un desastre y ahora, con las nuevas llantas, el peligro es todavía mayor.

Massa ha mejorado últimamente y podría tener un buen cierre de campaña. No hay que olvidar que ha ganado carreras y que peleó un campeonato mundial hasta la última curva de la última vuelta del último Gran Premio de una temporada.

Al crisol de los rumores metieron a Kimi Raikkonen y Jenson Button, pero me parece que estos dos ex campeones están muy bien donde están y ahí se va a quedar.

Por otra parte está la parte menos probable de la fila con Kovalainen a la cabeza, acompañado por Hulkenberg, Di Resta, Sutil y hasta Kamui Kobayashi.

Sin embargo, me parece que son Massa y Pérez los candidatos más fuertes y Massa tendría que llevar la delantera.

Sauber me parece el equipo ideal para el año de consolidación de Checo, ya su tercer año en la categoría.

Hace poco se anunció que en el 2013 habrá nuevamente 20 carreras de Fórmula Uno, pero que entre estas no estaba la de Valencia; en su lugar, llega el Gran Premio de Nueva Jersey, una especie de capricho de Bernie Ecclestone, quien siempre ha soñado con una carrera que tenga a los rascacielos de Manhattan como escenografía.

Líneas arriba mencionaba la necesidad de no dejarse llevar por el entusiasmo y debo confesar que a mi me ganó cuando se supo de la visita de Charlie Whiting, de la entrega de los planos para modificar el Autódromo Hermanos Rodríguez y de su autorización.

Sin embargo, no parece haber nada en el horizonte.

Cuál será la causa lo desconozco, pero aquel comentario respecto a que habría que empezar a trabajar en diciembre del 2011 para tener un Gran Premio en el 2013 me parece, ahora, poco más que aventurado.

Pero la esperanza nunca muere. Ojala haya alguien que esté trabajando en esto porque sería muy triste que teniendo a un piloto mexicano en la Máxima Categoría y a otro en el umbral, no haya siquiera esa certitud.

El Gran Premio de Hungría nació el mismo año que regresó la Fórmula Uno a México, 1986. Allá sigue viento en popa y aquí parece que no soplamos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas