Pagando por el Asiento

Desde que los equipos de media tabla tuvieron que empezar a apretarse el cinturón por la falta de patrocinadores y por lo tanto recursos para continuar con sus operaciones, los pilotos que son contrat

Desde que los equipos de media tabla tuvieron que empezar a apretarse el cinturón por la falta de patrocinadores y por lo tanto recursos para continuar con sus operaciones, los pilotos que son contratados únicamente por su talento son cada vez menos.

Al margen de los privilegiados que son los pilotos de Ferrari, McLaren, Red Bull, Mercedes, Lotus, Force India y Toro Rosso, solamente tenemos a Kamui Kobayashi, Heikki Kovalainen, Timo Glock y Pedro de la Rosa como pilotos pagados por sus respectivos equipos, Sauber, Caterham, Marussia y HRT.

Así tenemos que para sobrevivir, los equipos tiene que recurrir a pilotos que pagan por su asiento, o lo hacen por ellos sus patrocinadores.

Es ahí donde la definición de piloto que paga por su asiento se complica, porque no nada más llega cualquiera con dinero y lo toma. El piloto que llega a la Fórmula Uno con dinero de por medio tiene que formar parte de un paquete que combina ese dinero con talento y un buen palmarés que lo soporte.

Pero quizá como decía un connotado escribano inglés, la mejor forma de definir al piloto que paga por el asiento es preguntándose si tal piloto estaría con determinado equipo si no hubiese tenido la cantidad de dinero necesaria para acceder a este.

Llegando a este punto, nuestro escribano dice que la mayoría de los equipos dirán que es poco probable que un piloto que paga por su asiento pueda sumar la misma cantidad de puntos que un piloto que es pagado por el equipo; principalmente, porque estos últimos han recorrido el escalafón dando muestras de gran talento y habilidades y la mayoría de las veces, sin necesidad de pagar porque hay quien se ha encargado de las cuentas.

Cuando un equipo decide contratar a un piloto, tiene que tomar en cuenta varios factores; uno de estos es si lo que trae el piloto que paga será equiparable al dinero que por premios se pueda ganar o perder. Lo mismo habrá que tomar en cuenta con el piloto al que se tiene que pagar; todo de la mano de lo que pueda representar para el equipo por daños a su imagen, lo que podría en su momento alejar a patrocinadores potenciales.

En las categorías de promoción, normalmente un equipo contrata a un piloto con gran talento y paga la operación con el dinero del otro. De esta manera el equipo no corre el riesgo de ganarse la reputación de ser únicamente un vendedor de asientos.

Para estos equipos ganar es muy importante, porque se vuelven atractivos para pilotos y patrocinadores por igual. El prestigio es muy importante y sin este, equipos como McLaren y otros nunca hubieran crecido como lo hicieron.

En la Fórmula Uno, los puntos generan dinero, por lo que los equipos necesitan pilotos que sean capaces de sumar regularmente; o en su caso uno que compense con su aportación la incapacidad de sumar esos valiosos puntos.

Todo esto se tiene que tomar en cuenta a la hora de pelear las posiciones en el Campeonato de Constructores, en el que la diferencia entre un quinto y sexto lugar puede significar varios millones de dólares y ahí es donde los equipos tiene que ser muy cuidadosos al hacer sus cuentas.

Un piloto que no ayude sumando puntos tendrá que compensar con el dinero que le de su patrocinador para pagar el asiento.

Un equipo puede pegarle al gordo contratando un piloto que no solamente traiga dinero sino que sume los puntos que tanto beneficio económico representan.

Dos ganadores podrían ser Sauber y Williams, cuyos pilotos -en el caso de Sauber Sergio Pérez y en el de Williams Maldonado y Senna-, no solamente aportaron dinero de sus patrocinadores sino que han sumado puntos, lo que dejará a estos equipos con una ganancia que no hubiesen podido obtener pagando a sus pilotos con su dinero o el de su patrocinador.

De esta manera, los que no son tan fuertes económicamente, pueden sobrevivir, dar una buena imagen y mantener su prestigio.

Los tiempos cambian y en cuestión de dinero, las formas también.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas