Tolama

Frmula Uno TexMex

Viernes 16 de Noviembre del 2012



El Gran Premio de Estados Unidos apareció en el calendario de la Fórmula Uno desde que se inició oficialmente el Campeonato Mundial de Pilotos en 1950; pero la Máxima Categoría no ha podido encontrar un hogar permanente en el mercado más importante del mundo.

Ha sido la pista de Watkins Glen, en el estado de Nueva York, la que más tiempo fue sede de una fecha y Long Beach fue una interesante plaza debido al gusto que tienen los californianos por los autos deportivos y la sofisticación mecánica.

Despues de peregrinar por ciudades como Las Vegas, Detroit, Dallas y hasta Phoenix; la Gran Carpa regresó a Indianápolis, pero no como parte de las 500 Millas, carrera que fue puntuable los diez primeros años de vida del campeonato, sino a un circuito creado exprofeso para lo que se conoce como Road Racing, o sea carreras sobre una pista en la que no se dan solamente vuelta a la izquierda.

Pero la recepción fue fría y era lógico: el gran coso es hogar de las 500 de Indy y ninguna carrera de autos que venga de allende el gran charco, podrá ganarse el corazon de los aficionados de hueso y cuello colorado.

La asistencia a esas últimas visitas de la Fórmula Uno a Estados Unidos estaba conformada en un buen número por aficionados de las costas este y oeste del país, por canadieses y por supuesto, por aficionados mexicanos; siempre hambrientos de la categoría que les robó a su inolvidable Ricardo Rodríguez.

Finalmente, un problema con las llantas de una de las dos marcas que entonces también competían, provocó accidentes que empujaron a sus equipos y pilotos usuarios a desertar la carrera y con esto poner fin a la visita anual del Gran Circo debido al fiasco en que se convirtió.

Pero Bernie Ecclestone nunca ha podido aceptar el hecho de que la F1 no tenga un hogar en tierras del Tio Sam y cuando Tavo Hellmund tuvo la idea de darselo en el estado de la Estrella Solitaria, uncle Bernie (para Tavo), la tomó y aunque ya sin Hellmund involucrado, tenemos a la vista el resultado.

Después de ver lo que en la capital del estado texano se ha construido, no nos debe quedar duda de que El Gran Premio de los Estados Unidos en Austin ha llegado para quedarse.

Primero por el tamaño de la inversión, segundo por lo espectacular de la pista y la instalación y tercero porque estoy seguro que tanto los aficionados, la gente y gobierno de Austin, como la comunidad del automovilismo deportivo, liderada por el gran Mario Andretti, no lo dejarán ir mientras exista el Campeonato Mundial.

Cuando en México vemos como pasa el tiempo sin que haya una respuesta clara al clamor de los aficionados, super entusiastas y conocedores, respecto al regreso de nuestro Gran Premio, empezamos a creer que quizá la esperanza no se convierta en realidad.

Y cuando vemos la instalación que construyeron nuestros vecinos distantes y pensamos en lo que terminaría convertido lo que queda del autódromo Hermanos Rodríguez, casi dan ganas de pedir que no se les vaya ocurrir traer nuestra Grande Epreuve ahí; mejor que lo hicieran en otra parte.

Escuchamos y sonreimos cuando quienes no conocen realmente la comida mexicana, nos hablan de lo que ellos creen que es y experimentan en muchas partes del mundo, la comida llamada TexMex.

La cargada europea que está en Austin habla de su desayuno mexicano; el chili con carne es hace ya mucho tiempo internacional.

Asi que nos la llevan con el menu y ahora con su carrera. También está por allá la cargada mexicana que regresará impactada por lo que vio, vivió y hasta comió.

Esto podría hacerles pensar que quizá valga la pena hacer la peregrinación anual y compararán lo que les ofrezcan allende el bravo, con lo que se les pueda ofrecer aquí.

Ojala y no; imaginense que ahora hasta nosotros tengamos que sucumbir ante lo que se ofrece en la tierra donde ya hasta la de Fórmula Uno se terminará conociendo como la carrera TexMex.

Nota: Las columnas que se presentan en la seccin Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad nica de sus autores y no reflejan necesariamente la opinin periodstica de Medio Tiempo.

Comentarios