Goza piloto mexicano Pablo Sánchez el paraíso de Mónaco

A veces se hablan tantas maravillas de un lugar que cuando se llega ahí inevitablemente una ligera decepción pasa por la mente, pero en el caso de Montecarlo, donde se corre el Gran Premio de...
 A veces se hablan tantas maravillas de un lugar que cuando se llega ahí inevitablemente una ligera decepción pasa por la mente, pero en el caso de Montecarlo, donde se corre el Gran Premio de Mónaco, la fama está plenamente justificada.

MEDIOTIEMPO | Agencias23 de Mayo de 2008

  • "Todo es impresionante, el trazado, la gente, la combinación de montaña, mar y carreras"

A veces se hablan tantas maravillas de un lugar que cuando se llega ahí inevitablemente una ligera decepción pasa por la mente, pero en el caso de Montecarlo, donde se corre el Gran Premio de Mónaco, la fama está plenamente justificada.

"Es la ';creame'; de la ';creame';", definió el piloto mexicano Pablo Sánchez, quien se encuentra por primera vez en el Principado para correr en la World Series Fórmula Renault 3.5, donde hace equipo en el Interwetten con su compatriota Salvador Durán.

En Mónaco, aunque se molesten las ONG, no hay espacio para la humildad. Aquí todo es majestuoso y por eso los acaudalados, las celebridades, las mujeres más hermosas y los amantes del automovilismo se dan cita no sólo para ver, sino también para ser vistos.

"Todo es impresionante, el trazado, la gente, la combinación de montaña, mar y carreras. Te sientes en el paraíso", dijo el conductor, que recién cumplió los 18 años de edad y que corre su temporada de debut en la categoría estelar de la World Series.

Pese al majestuoso escenario, Sánchez López no sufrió el pánico escénico del célebre trazado callejero. Disfruta mucho el entorno, aunque ha resistido ir a los casinos, pero arriba del auto toma el sinuoso circuito como una pista más, como cualquier otra.

"Lo que sí se siente feo es que te sacan muy rápido de la pista, apenas te dan media hora de entrenamiento el jueves, el sábado calificas en 20 minutos y te vas directo la carrera del domingo", detalló.

Y como en Mónaco no hay tiempo en pista para mejorar, ni espacio para cometer errores, Pablo tiene que meterse al internet para checar en el "youtube" la cámara a bordo de la Fórmula Uno y la GP2, para ver la referencia que toman otros pilotos, porque en la World Series es el único que no la había corrido.

Admitió que es complicado combinar su participación en la Fórmula Máster Internacional, donde corrió la semana pasada en España, con la World Series, pues además de la apretada agenda existen claras diferencias entre ambos autos, en especial en los frenos, y eso demanda adaptación.

"Lo que más me ha costado es no tener una semana para descansar y hacer ejercicio, por lo demás me siento cómodo", indicó Pablo, quien seguirá con el programa de correr ambos campeonatos y será hacia el final de la temporada cuando decida, si es el caso, a cuál darle preferencia.

[ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×